Libros por teléfono para sobrevivir a la pandemia

Exclusivo
Buena Vida

Libros por teléfono para sobrevivir a la pandemia

Lectura de libros a distancia es una de las propuestas de la Red de Bibliotecas Municipales de Quito. Personas de la tercera edad son quienes más disfrutan de la actividad

Pandemia libros
Liset Lantigua lee libros por teléfono como parte de un proyecto de la Red de Bibliotecas Municipales. Ha acompañada a muchas familias durante la pandemia.Cortesía

Alicia esperaba con ansias a que el reloj marcara las siete de la noche. Así, en el momento justo, en el que la manecilla del minutero recorría el número doce, sonaba el teléfono de su hogar, ubicado en el sector Las Casas, en el occidente de Quito.

Al otro lado de la línea estaba Liset Lantigua con un libro entre las manos para compartirlo con Alicia. Hace un tiempo, la mujer de 89 años, había perdido a su hermana, por lo que para alejarla de la tristeza, su familia le ofreció ese particular obsequio.

Cada día, durante 15 minutos, Alicia se trasladaba mentalmente a esos escenarios de cuento que le narraba Liset, coordinadora de la Red de Bibliotecas Municipales de Quito.

Fueron varios los libros que la mujer, de origen cubano, leyó para Alicia. Envuelta en la magia de las palabras, las oraciones y los párrafos -al menos por ratos- Alicia podía olvidar su pesar.

“Leí para ella ‘Sin alas, no obstante’, de Marina Colasanti... un análisis a la vida domesticas de las mujeres y Érase una mujer, de Vera Carvajal. Narra que en 2014, el viceministro de Turquía prohibió la risa de las mujeres en público, ahí empezó una rebelión”, explica Lantigua.

Se siente fascinada con su trabajo de contar historias plasmadas sobre el papel, especialmente para quienes solicitan su servicio. Tan solo basta pedírselo y, desde el otro lado del teléfono, ella elegirá un ejemplar acorde a los gustos de quien lo necesite.

“Había un señor al que le gustaban muchísimo las biografías. Yo le leía el índice de una obra -que contiene muchas- y el elegía”, refiere.

Pero ese programa de lectura por teléfono, no es el único que ofrece de forma gratuita la Red de Bibliotecas.

Durante el verano, los miembros del espacio hicieron un “vacacional de papel” para 160 chicos. Se trataba de una lectura comentada. Metodología con preguntas sobre las obras que se leen que surgen como una conversación normal.

Son 27 los miembros de la red que, además, de los cursos de veranos, participan en iniciativas permanentes que se comparte a través de la página web y de las redes sociales como la lectura de cuentos para niños.

Existe también un club de lectura para jóvenes y adultos. Los debates sobre alguna obra suelen durar más de una hora. La red también cuenta con un boletín semanal que llegan por correo electrónico a los miembros del espacio.

Lugar seguro

Libros pandemia
Al momento, las 7 bibliotecas municipales permanecen cerradas. Se analiza su reapertura con los protocolos adecuados.Cortesía

Para Jennifer Ruiz, gestora cultural y maestra de primaria, estos espacios generan vínculos sanos de aprendizaje. Incluso se constituyen como un refugio para quien está pasando un mal momento, sin importar la edad. De forma independiente Jennifer comparte sus textos por Zoom con sus exalumnos y otros niños que se han sumado a su campaña. “La lectura es como un viaje a otro mundo. Las historias de los libros, además de enseñar, entretienen”, describe.

Liset, por ejemplo, recuerda a dos hermanitos a quienes ella leyó durante los primeros meses de la pandemia. Su padre se había contagiado y estaba muy delicado de salud. Los cuentos que la coordinadora de la red de bibliotecas narraba para ellos, fueron su única alegría durante esa época de caos familiar. “La mamá estaba agradecida, me decía: nosotros no tenemos nada más que a ustedes para que mis hijos no se hundan en la tristeza.

Lantiagua y Ruiz coinciden en que la lectura debe ser democratizada para que todos tengan acceso a ella. Mientras tanto, ahora que se mantienen las clases virtuales, las bibliotecas municipales crearon un programa de apoyo escolar para los niños que no tienen acceso a los textos. Pueden enviar sus consultas académicas al correo redmetropolitanadebibliotecas@gmail.com o al teléfono 0984-922-278.