Exclusivo
Buena Vida

La mujer ‘más fea del mundo’ se planta ante los memes

El 11 de diciembre la estadounidense se decidió a frenar la avalancha de burlas.

Imagen lizzie
El 11 de diciembre la estadounidense se decidió a frenar la avalancha de burlas.Instagram Lizzie Velásquez

En Internet se ha descrito a Lizzie Velásquez como la “mujer más fea del mundo”. Memes burlescos con su rostro aparecen en la red, acompañados de mensajes como que su novio la dejó plantada... Pero el 11 de diciembre la estadounidense se decidió a frenar la avalancha de burlas.

En Instagram dirigió un mensaje para sus 630.000 seguidores. Publicó uno de los memes acompañado del texto: “Recientemente he visto muchas imágenes como esta circulando en Facebook. No escribo este ‘post’ como víctima, sino como alguien que está usando su voz. Ya es tarde, pero publico como un recordatorio de la gente inocente que aparece en estos memes que debe estar viéndose y sientiendo algo que no le deseo ni a mi peor enemigo... No importa cómo nos veamos o qué talla seamos, al final del día todos somos humanos. Les pido tomar eso en cuenta la próxima vez que vean el ‘viral’ de un extraño. Difundan amor no palabras hirientes a través de la pantalla”. Tres días después su pronunciamiento cuenta con más de 29000 ‘me gusta’ y casi 3000 comentarios.

Elizabeth Ann ‘Lizzie’ Velásquez nació en marzo de 1989, en Texas. Tiene 27 años y hace cuatro le diagnosticaron una enfermedad muy rara de la que se conocen solamente dos casos, incluyendo este.

La comunicadora tiene un nivel de grasa corporal del 0% y pesa 27 kg. No es anoréxica pero no puede ganar peso y necesita alimentarse en pequeñas cantidades varias veces al día. Es ciega del ojo derecho y tiene visión limitada en el izquierdo. Su nariz es puntiaguda y la piel envejecida.

Sus características físicas la convirtieron en objeto de intimidación en línea. Paradójicamente, ella quiere que la gente sepa acerca de su trastorno y su lema es “deja de mirar, empieza a aprender”.

Ella es católica y, en sus palabras, Dios la “bendijo con la bendición más grande de mi vida, que es mi síndrome”. Tras conocer su diagnóstico se convirtió en escritora y oradora motivacional. En su segundo libro, Be Beautiful, Be You (2012) aboga por que se informe a la gente de que la apariencia no importa y que debería amarse a sí misma por lo que es.