Exclusivo
Buena Vida

Manteños, los ‘genios’ de la pesca

En San Vicente encontraron parte de lo que fueron “corrales marinos”. Estas estructuras rocosas se encuentran en zonas donde la marea sube y baja.

corrales 2
Estas hileras de piedras quedan al descubierto cuando el agua del mar desciende.Cortesía

Para la captura de peces, los habitantes de la cultura Manteña desarrollaron unas ingeniosas obras en las cuales han encontrado nuevos vestigios. Estas son evidencias de técnicas de pesca en el litoral ecuatoriano.

Se trata de “corrales marinos de piedra” que fueron confirmados en la zona de Cabo Pasado, en la parroquia Canoa, del cantón San Vicente, en Manabí.

Durante una exploración arqueológica, realizada hace ocho semanas, en la que intervinieron el director del Centro de Investigación Hojas-Jaboncillo, el investigador Richard Lunniss; el gestor cultural Rodrigo Intriago, un buzo profesional; y otros, determinaron que estas conformaciones rocosas fueron hechas en zona intermareal, es decir donde sube y baja la marea. Así, con el descenso del agua, atrapaban el alimento del mar.

Juan Jijón, quien lideró la comisión técnica, sostuvo que este tipo de estructuras son como “piscinas hechas por los indígenas” para la pesca pasiva.

Añadió que estos muros rocosos muestran el enorme esfuerzo de esta comunidad. “Son piedras que pueden tener desde 1,5 a 2 metros de alto, bastantes pesadas. Son rocas de basalto que están clavadas en la arena del mar, donde pegan las olas, están una tras otras, en hileras. Es un trabajo de ingeniería bastante complejo”, explicó.

corrales 4
En algunas ocasiones llegan comuneros a capturar los peces.Cortesía

EN MANTA

Este es el segundo hallazgo de estructuras marinas hecho en Manabí. En el sector Ligüiqui, en Manta, también existen vestigios de corrales como método de pesca. Los investigadores confirmaron que los restos de la zona mantense pertenecen a la comunidad de la cultura Manteña, que habitó en la costa, en lo que ahora es Manabí, desde el año 800 al 1500 después de Cristo.

Hasta hace unos seis siglos estas piscinas estaban en uso, seguramente.

Se pensaba que Ligüiqui era el único sitio del Ecuador donde levantaron estos corrales, pero como lo recientemente descubierto en Cabo Pasado, que tiene similares características, se estima que esta es otra obra hecha por el ser humano en la época precolombina.

"Vamos a hacer un par de prospecciones más, usando drones, porque en tierra se ve los detalles, pero es importante ver desde el aire la amplitud de la estructura"Arqueólogo Juan Jijón

Hace un par de años, otro arqueólogo, Florencio Delgado, identificó otras evidencias ligadas a la cultura Manteña, y este nuevo descubrimiento también está relacionado a asentamientos prehispánicos.

Jijón sostuvo que aún falta mucho por investigar, pero todos estos hallazgos dejan ver que se trata de una misma manera de transformar el paisaje, de una misma estrategia económica, de defensa.

Con estos vestigios, los investigadores establecieron que “los manteños eran bastantes, que ocuparon un extenso territorio, estaban bien organizados, transformaron las montañas convirtiéndolas en terrazas y en fuentes de agua, construyendo miles de canales, de plataformas, de reservorios”, dijo Jijón.

Estas construcciones que permanecen desde hace siglos y en las cuales algunos pobladores llegan a marisquear, que son ahora materia de estudio, forman parte de la riqueza ancestral manabita. (IC)

TE RECOMENDAMOS