Matasuegra, el plato ‘pepa’ de la noche

Exclusivo
Buena Vida

Matasuegra, el plato ‘pepa’ de la noche

En una esquina de Mi Lote, en Guayaquil, una pareja de esmeraldeños calma el hambre de los trasnochadores con platillos sabrosos.

COMIDAS RAPIDAS
Los clientes degustan el matasuegra que ofrece Juan José Cedeño.Jorge Quimí.

El matasuegra se está convirtiendo en el plato de la noche. Lo prefieren aquellas personas que andan con una ‘leona’ alborotada, porque ‘mata’ el hambre de un solo cucharazo.

Fue inventado por los esposos esmeraldeños Juan José Cedeño y Paola Vanegas, quienes lo ofrecen todas las noches en una esquina de Mi Lote, al noroeste de Guayaquil.

El creador cuenta que hace dos años tenía su negocio en el suburbio de Guayaquil, hasta donde llegó un ciudadano rascándose la cabeza porque no encontraba un plato que satisfaga la barriga de su suegra.

“Y me pidió un plato que tenga mucha comida para ver si mataba a su suegra con un empacho. Me puse a pensar un rato y le armé uno ‘pepa’ con huevo frito, chorizos, papas fritas, queso y patacones. Le agregué mayonesa, algo de salsa de tomate y listo. El hombre regresó a los pocos días por otro, porque su suegra quedaba contenta con tanta comida”, dijo Cedeño, quien en el día se gana la vida como empleado de la Prefectura del Guayas y por las noches aumenta sus ingresos con la venta de comidas rápidas.

Otros platillos

Además del matasuegra tiene platos como 10 mi voltios, que lo prepara con patacones, queso, papas fritas, carne de res y pollo a la plancha, chorizo cuencano y queso mozzarella derretido. “Si el matasuegra no lo completa, el 10 mil voltios lo noquea”, dice Paola Vanegas.

El bochinche, la hamburguesa monstruosa y el rompebolsillo son otras delicias de la Combi del Sabor La Tuka.

Los precios se ajustan al bolsillo de todo comensal que cruce por el sector, pues van desde los $ 2,00 hasta los $ 5,50, dependiendo del platillo y de las exigencias del cliente, y del hambre con el que llegue, precisa el hombre.

El horario

Cedeño y Vargas empiezan la atención desde las 17:00 todos los días y cierran cerca de las 12 de la noche.

“Quienes nos conocen vienen del Guasmo y suburbio”, relata el creador de este plato, que adecuó una buseta vieja para poner el negocio. “El carro está sin motor y lo compré en 500 dólares”, refiere Cedeño cuando relata una de sus anécdotas en este ‘camello’ que le ayuda a completar su sueldo para mantener a la familia.

“Hasta pedidos a domicilio hacemos aquí en Mi lote y Villa Bonita”, señala para destacar cómo crece su negocio.

Acompañado

La sugerencia de Juan Cedeño es acompañar el matasuegra con jugo de naranja.

“Esta bebida le da un toque especial al plato. Esa es nuestra recomendación al cliente, pero si prefieren con una cola, eso es gusto de cada quien”, dice el vendedor de los platillos raros de la noche, quien atiende un aproximado de 30 personas por día.