Exclusivo
Familia

Si tu niño es un 'chupadedo', ponle mucha atención

Por lo general se succionan el dedo los niños menores de dos años, después de esta edad algunos abandonan la conducta, pero otros requieren de ayuda

chupa dedo
Problemas respiratorios, ronquidos, dificultad para deletrear, entre otras serían las consecuencias de una prolongada succión.Pixabay

Verlos sobre la cama con su dedo en la boca seguro te causa ternura; pero conservar este hábito podría traer consecuencias negativas para el ‘pelado’. Estas podrían ser desde infecciones estomacales o de garganta, hasta malformaciones en el dedo y paladar, afirma Priscila Campoverde, master y especialista en Educación Infantil.

De igual forma podrían presentarse problemas respiratorios, como ronquidos, pues estos niños pasan con la boca abierta. Y si son alérgicos, la cosa se agrava. Otra complicación que se da es que la lengua no se ubica bien, dificultando el deletreo, manifiesta la odontopediatra Esther Viteri.

¿Sabías que es normal que un bebé se succione uno o varios dedos? Es algo normal que se puede dar en niños de hasta dos años de edad. En los primeros meses de vida, el bebé desarrolla este reflejo cuando se toca el área alrededor de la boca y succiona. Realizarlo le da paz, confort y seguridad. Descubren su mundo por medio de la succión.

RELACIONADAS

A los 3 años de edad

Luego de los 3 años es un problema, ya que sus huesos son como un plástico y, ante cualquier tipo de estímulo el hueso va a empezar a tomar esa forma. Un ejemplo cuando maman el dedo gordo empujan el paladar hacia arriba, se forma como un techo y esto hace que los dientes crezcan hacia afuera. 

Asimismo acarrea complicaciones en el habla, perdida de tonicidad muscular, por lo que tenemos que trabajar odontopediatra, ortodoncista y fonoaudiólogo, expresa Viteri, quien señala que un niño que ha sido destetado precozmente tiene más posibilidades de chuparse el dedo o usar chupón.

EXTRATIPS

  • Jamás burlarse por este hábito ni permitas que otro lo haga.
  • Nunca lo compares con otro niño de su edad, que no tenga la misma práctica.
  • No untar nada en el dedo (ají, sábila, etcétera), hacerlo no modificará la conducta.
  • Acude al odontopediatra, este experto te guiará, porque cada niño, dedo y forma de succionar es diferente. A partir de los 2 a 4 años ellos empiezan a tomar más conciencia y pueden dejar solos este comportamiento. Si son más grandes y no lo han hecho, llévalo a este especialista.
  • Detecta cuándo lo hace: al dormir, cuando está aburrido, etc.
  • No hagas un drama de esto. Ellos también lo pueden hacer para llamar la atención.
RELACIONADAS
"Con la boca se adaptan al entorno. Esta se vuelve imprescindible en el recién nacido para estimular el pezón, producir la prolactina (hormona relacionada a la lactancia) y provocar la subida de la leche para el amamantamiento".Priscila Campoverde, master y especialista en Educación Infantil