Exclusivo
Buena Vida

Crean condón que se lubrica a sí mismo

Un grupo de investigadores crearon un nuevo tipo de condón que tiene la capacidad de lubricarse a sí mismo con la finalidad de promover el uso de preservativos durante las relaciones sexuales.

Imagen condom-538601_960_720
Imagen referencial. La investigación fue publicada por Royal Society Open Science.Unsplash

Los preservativos son necesarios para mantener relaciones sexuales de forma segura y responsable. Sin embargo, hay quienes consideran que algunos, como el condón, podrían resultar incómodos.

Lo cierto es que el uso del ‘forrito’ es indispensable: puede evitar el contagio de enfermedades y los embarazos no deseados. Por este motivo, un grupo de científicos ha desarrollado uno con una función muy particular: lubricarse por sí solo.

Se trata de un proyecto que fue financiado por la fundación de Bill y Melinda Gates, en colaboración con la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos y la Universidad de Boston, cuyo propósito es promover el uso de preservativos y disminuir el dolor asociado con la fricción causada por la falta de lubricación.

Pero, ¿cómo funciona? La autolubricación es posible gracias a la creación de un nuevo recubrimiento de látex con una delgada capa de polímeros hidrófilos que lo hará más fácil de utilizar.

“Se siente un poco viscoso cuando está seco, pero una vez se moja con agua o fluidos naturales se vuelve muy resbaladizo. Solo se necesita un poco de líquido para activarlo”, dijo para la BBC Mark Grinstaff, profesor de la Universidad de Boston.

El látex presenta diversas ventajas como material constitutivo para los condones masculinos debido a sus propiedades de barrera; su bajo costo de fabricación y la facilidad de su procesamiento.

Sin embargo, la alta fricción de la superficie de látex con el cuerpo humano puede causar una serie de problemas como la ruptura del condón, incomodidad y microtraumas en la mucosa, detalla el portal web de RT.

Antes de sacarlos al mercado se necesitan más pruebas para comprobar qué tan bien funciona en la vida real, menciona Grinstaff.