Exclusivo
Buena Vida

Los Parron

La casa de los Parron.
La casa de los Parron.Cortesía

En 1970 Roger y Carolyn Parron decidieron comprar en el año de 1970 una bella casa que estaba en la antigua hacienda Arnold, localizada sobre la carretera Round Top en Harrisville, Rhode Island.

La propia Andrea Parron manifestó: “Mi madre solo quería conseguir un lugar en el campo para criar a sus hijos. Es un lugar extraordinario. Empezamos a ver espíritus, tan pronto como nos mudamos a la casa. La mayoría de ellos eran benignos y algunos de ellos ni siquiera parecían darse cuenta de que estábamos allí; ocho generaciones vivieron y murieron en esa casa antes de nuestra llegada, algunos de ellos nunca se fueron.”

Al principio muchos de ellos parecían ser inofensivos, como el fantasma que olía a flores y frutas, el que iba a dar el beso de las buenas noches a los niños en la cama, o el espíritu que siempre tomaba una escoba para barrer el suelo de la cocina. Todo lo que cabe esperar de una casa embrujada parecía haber estado sucediendo a la familia, así como cosas que se movían por su cuenta y portazos, o susurros al oído durante toda la noche. Probablemente la cosa más aterradora era el sonido de algo que tenía la costumbre de golpearse a sí mismo en la puerta principal de la casa en medio de la noche, despertando a todo el mundo. Había, obviamente, algunos espíritus muy perturbados entre la familia.

“Todos los que han vivido en la casa que conocemos han experimentado algunos tipos de fenómenos sobrenaturales”, dijo Parron, “algunos han salido gritando y corriendo por sus vidas. El hombre que se mudó ahí para iniciar la restauración de la casa cuando la vendimos salió gritando, sin su coche, sin sus herramientas, sin su ropa. Nunca regresó a la casa y por lo tanto las personas que compraban la misma, y propietarios siguientes, se mudaban brevemente dejando vacante la casa por varios años”.

Ed y Lorraine Warren hicieron una investigación sobre la actividad sobrenatural en la casa mientras la familia vivía allí, en un intento de intervenir en nombre de la familia. Durante una sesión de espiritismo los Warren creen que el “alma olvidada de Dios” no es otra que Bathsheba.

Bathsheba quería el control sobre la madre de Parron, Carolyn, y estaba empeñada y decidida a sacarla de la casa, aterrorizándola, porque el espíritu aparentemente se percibe a sí misma como la dueña legítima de la casa. Vio a Carolyn como la competencia. Ella deseaba a Roger y a los cinco hijos. Bathsheba asustaba a Carolyn directamente hasta los huesos, la atormentaba con el fuego, el mayor temor de su madre. La describen con una cara espantosa deforme y el cuello roto. Esta cosa era como mirar a algo salido de su peor pesadilla.

A pesar de tener a Ed y Lorraine Warren intentando disipar los malos espíritus, terminaron haciendo más daño que bien y nunca tuvieron éxito en librar la casa de su horror. La familia se quedó en la casa durante diez años antes de finalmente salir, pero las cosas horribles que ocurrieron dentro de esas paredes se quedaron con ellos para siempre.