Películas de terror: ¿del buen susto o la buena dieta?

Exclusivo
Buena Vida

Películas de terror: ¿del buen susto o la buena dieta?

Texto de reclamo: Hay estudios que, aunque parezcan avalados por una universidad no están confirmados 100 %. Aquí te contamos de uno que aseguraba se puede bajar de peso viendo películas de terror.

En 2012 un estudio del que nunca se tuvo su versión completa empezó a difundirse como noticia en el diario británico The Telegraph. La Universidad de Westminster era la autora de la investigación, en coordinación con Richard Mackenzie, especialista en metabolismo.

La novedad que en ese entonces se informaba era que en una muestra de 10 personas se había probado el efecto reductor de al menos 10 películas por la ansiedad y el ritmo cardiaco acelerado que provocan en quienes la miran. Siempre y cuando el filme sea de terror.

Es decir, ver algo de cine era equivalente a 30 minutos de caminata y sin hacer casi nada. ¿Será cierta tanta maravilla?

Pues seis años después este descubrimiento vuelve a circular en páginas web como la del diario argentino El Clarín y eso no significa que el análisis esté más que confirmado.

En realidad, Snopes una página estadounidense encargada de validar o desmentir leyendas urbanas en general, le siguió el rastro a esta forma de bajar de peso sin ningún esfuerzo. La conclusión fue que lo dicho en la investigación es una verdad a medias.

La primera duda la da el origen del estudio, que como menciona el mismo diario The Telegraph, estuvo pagada por Helen Cowley, parte de la compañía de alquiler de películas LOVEFiLM. Por lo que se deduce, que el análisis, sobre todo, tuvo fines publicitarios. Lo que tiene más sentido si se menciona que la fecha de publicación fue en octubre y unos días antes de Halloween.

Además, Snopes especifica que no es tan grande la pérdida de calorías como parece y recomienda que a quienes quieran bajar de peso, consulten a un médico y se sometan a una verdadera dieta y actividad física. Después de todo abrazar la almohada, taparse los ojos y pegar unos cuantos gritos, no cuenta como un trabajo de pérdida calórica.

Lo que hay que destacar

Lo verdadero

Se trata de un estudio informal encargado por un servicio de alquiler de películas descubrió que ver ciertas películas de terror aumentaba el ritmo cardíaco de los espectadores y quemaba más calorías en una pequeña muestra de adultos que simplemente sentándose en silencio.

Lo falso

El estudio no fue revisado por pares ni publicado. Tampoco se han realizado estudios de seguimiento que repliquen sus hallazgos.