Exclusivo
Buena Vida

¿Tu perro se parece a ti? Te decimos por qué

Seguramente has escuchado más de una vez el famoso “se parece a su dueño”. Y esa idea de que los canes asumen la personalidad de sus compañeros humanos ha estado en la mira científica.

Imagen q6PDITVt-I7_Gi_q7UffvgMfpQcWFmej_A4s (23807404)
Retratos de los dueños con sus perros imitándoles una mueca o gesto. El resultado del experimento se ve en estas imágenes.Ines Opifant

Seguramente has escuchado más de una vez la popular frase “el perro se parece a su dueño”. Y de ser así, probablemente te preguntaste qué tan cierto es esto. Esa idea de que los canes asumen la personalidad de sus compañeros humanos también ha intrigado a la comunidad científica.

En investigaciones realizadas en torno al tema, se llegó a la conclusión de que las personas tienden a elegir a sus mascotas, principalmente, al detectar un parecido físico con ellos.

Según el portal Xataka, “estamos atraídos por mascotas que nos recuerdan a nosotros mismos”; esta semejanza también se debe a la forma de ser del individuo. Los canes terminan adaptándose al estado de ánimo de su dueño.

Mascotas en la mira científica

Michael Roy, profesor de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, fue uno de los primeros psicólogos en investigar este planteamiento. Según BBC, su experimento consistió en asistir a tres distintos parques de perros y fotografiar a las mascotas y a sus propietarios por separado; posteriormente pidió a un grupo de participantes que lograran emparejarlos, y sin pistas adicionales los participantes fueron capaces de averiguar quién le pertenecía a quién.

Roy sostuvo que quizá esto se deba a una especie de “comodidad” con todo lo que resulta familiar. No obstante, otros psicólogos consideran que este hecho se deriva en cómo las personas buscan una pareja. Existe una teoría de que mientras más semejanzas existan entre dos personas, se asegura por medio de los genes que habrá mayor compatibilidad, expone el portal Infobae.

Shirley León, veterinaria guayaquileña, menciona que los humanos eligen a sus mascotas de acuerdo a sus necesidades y costumbres, por ejemplo, si es una persona atlética, querrá a su lado un perro que lo acompañe en sus actividades; lo mismo si se trata de un adulto mayor: “actualmente los médicos les recomiendan tener un can para servir de compañía y como manifestación de cariño”, comenta la experta.

León no descarta la compañía de perros mestizos, incluso destaca que son muy agradecidos y lo demuestran en su accionar. “Es una manera increíble como responden”, agrega.

Cuando un perro llega desde cachorro a un determinado hogar, es más fácil de que se adapte a las costumbres familiares y correcciones que cada propietario le haga. Expertos están de acuerdo en que si el perro llega siendo adulto, también aprenderá y se adaptará, pero requerirá más tiempo de aprendizaje, quizá tome de uno a cuatro meses, todo depende del entrenamiento.

Perros, el reflejo de sus dueños

Expertos en Austria sostienen que los perros pueden reflejar la ansiedad y la negatividad de sus dueños. Una investigación, publicada en la revista Plos One, así lo determinó tras realizar un experimento con 132 perros y sus propietarios.

Ambas partes fueron sometidas a varias pruebas, como la mediación de la frecuencia cardíaca y su capacidad de respuesta ante una posible amenaza. También se tomaron muestras de saliva para medir niveles de cortisol —hormona que se libera como respuesta a estados de estrés— que registraban tanto los humanos como los animales.

La doctora Iris Schoberl, de la Universidad de Viena, explicó —en una entrevista para BBC— que mediante la investigación realizada “tanto los dueños como los perros influenciaron mutuamente los mecanismos de afrontamiento, siendo el socio humano más influyente que el perro”.

Los compañeros de cuatro patas son sensibles a lo que experimentan sus dueños; según la muestra, pueden recoger información emocional de la gente y ajustar su comportamiento en consecuencia.