Exclusivo
Buena Vida

¿Cómo afecta la pirotecnia a tu mascota?

El estruendo provocado por fuegos artificiales es el principal causante de síntomas como nerviosismo, irritabilidad y ansiedad en los animales de compañía, en esta época del año.

Imagen dog-1418330_960_720
El estruendo provocado por fuegos artificiales es el principal causante de síntomas como nerviosismo, irritabilidad y ansiedad.Pixabay

Las actividades propias de la celebración de Año Nuevo pueden afectar más de lo que crees a tu mascota. No hace falta esperar hasta los últimos días de diciembre para empezar a escuchar numerosas detonaciones de artefactos pirotécnicos.

El estruendo provocado por fuegos artificiales es el principal causante de síntomas como nerviosismo, irritabilidad y ansiedad en los animales de compañía, en esta época del año. Javier Bravo Icaza, médico de la Clínica Veterinaria Guayaquil, señala que los perros resultan más afectados por este tipo de ruidos ya que su oído es más desarrollado. Los felinos también sufren molestias, pero en menor medida.

La detonación de fuegos artificiales desencadena un sinnúmero de mecanismos fisiológicos reales en las mascotas. “Simplemente el sonido les causa ansiedad, hace que tengan taquicardia, aumento de presión arterial, que no sepan dónde esconderse, lo que los lleva a hacerse daño”, acota el doctor José Zuñiga, director de la clínica veterinaria Dr. Pet.

Estos mecanismos de huida no se pueden controlar ya que son reacciones que dependen del sistema nervioso autónomo, como indica el experto. Las mascotas también pueden experimentar temblores, respiración acelerada y aturdimiento.

En medio de estos síntomas ocasionados por el ruido, los animales de compañía suelen herirse intentando escapar de casa, “pueden llegar a romper vidrios o cavar tanto que terminan arrancándose las uñas”, menciona el especialista.

El cuidado de las mascotas se ha convertido en un puno de atención ya que, en 2015, un estudio de factibilidad de la Secretaría de Salud del Distrito Metropolitano de Quito mostró que 3 de 5 familias contaban con una mascota. Guayaquil no cuenta con cifras oficiales, sin embargo, una aproximación presentada en un trabajo de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL) arrojó que el 44 % de los hogares en Guayaquil y Samborondón podría haber tenido una mascota en 2015.

Lo que se debe hacer

Existen varias técnicas recomendadas para los propietarios de los canes y felinos, estas van desde el acompañamiento mientras se active la pirotecnia hasta medicación especializada. Sin embargo, los veterinarios coinciden en que no se puede administrar ansiolíticos o tranquilizantes, sin que el paciente (mascota) haya sido revisado.

Lo primero que se aconseja es alejarlos todo lo posible del ruido; luego se pueden utilizar chalecos para la ansiedad en los perros —aunque no suelen ser fáciles de conseguir—. Estos también pueden ser sustituidos por vendas elásticas. De no tener nada de eso a la mano, las toallas o trapos también son una opción para que los perros se sientan abrazados y más seguros.

Bravo, especialista de la Clínica Veterinaria Guayaquil aconseja “aislar a las mascotas en un ambiente confortable, puede ser en una habitación con ventanas cerradas, y encender la televisión o radio con música relajante”.

National Geographic incluso creó una programación especial para mascotas los días 24 y 31 de diciembre, en la que se proyectan imágenes relajantes y música suave.

Todas estas sensaciones pueden desaparecer en un rango de 15 a 20 minutos, también depende de la raza del animal. El veterinario José Zuñiga cree que entre mayor sea la sensación de seguridad, más rápido pasarán estos mecanismos.