Exclusivo
Buena Vida

¿Cómo se ve afectado el presupuesto de un universitario?

Uno de los impedimentos para seguir estudiando es la falta de apoyo económico.

Imagen 23
Referencial. En su vida universitaria, los estudiantes deben afrontar varias situaciones financieras.Internet

Varias de las preocupaciones durante el período de estudios en la universidad, sin duda son los exámenes, la graduación, materiales y miles de actividades por cumplir.

Para sobrellevar esos ’trajines’ los estudiantes deben tener un ’billetito’ para solventar los gastos. Estos pueden ser a través de un ’camello’ a medio tiempo, o simplemente contar con el apoyo de sus padres o de algún miembro de la familia externo.

El licenciado en Comunicación Social, Juan Carlos Herrera, cuenta a EXTRA que su vida universitaria estuvo marcada de momentos buenos y malos. “Para ir a la Universidad, no contaba con dinero mensual como mucho de mis compañeros. Recuerdo que lo máximo que me daban eran $ 5, 00, eso corriendo con suerte porque era menos”, relata el joven, graduado de la Universidad Politécnica Salesiana.

Herrera, de 23 años, sobrevivía con el dinero que sus padres le daban a diario, de los cuales —dice— no tenía ’chance’ para ahorrar. “Nunca pude ahorrar en la Universidad porque todo se me iba en copias, pasajes y libros. Aunque era becado, todo costaba”, recuerda el joven.

Así como Juan Carlos, la situación de los universitarios no es nada fácil. Kerly Montiel Baca, estudiante de medicina de la Universidad de Guayaquil, menciona que no recibe ayuda económica de sus padres. Ella afirma que su esposo es quien se encarga de darle una mensualidad para que solvente los gastos universitarios. “Ahora me encuentro en los trámites para hacer la rural y trato de gastar lo menos posible, pero es muy complicado”, cuenta.

Inicialmente, esta es una etapa en donde se ponen a prueba las maneras de manejar el presupuesto para fines universitarios, caseros y familiares.

El economista Carlos Carrillo Ordóñez, recomienda que, para hacer alcanzar el dinero se debe planificar los gastos en relación a los ingresos. “Primero que todo hay que saber con cuánto se cuenta para poder realizar una lista de prioridades. Se debe pensar que hay que dejar cosas menos importantes para poder estudiar”, dice.

El profesional advierte que si un estudiante vive solo, incurre en gastos de alimentación, vivienda y servicios básicos, por lo que es necesario saber las bases del ahorro.

“Como estudiante debemos tener la capacidad de reacción en caso de enfrentar una situación económica, por ejemplo, en vez de imprimir copias, usar pendrive o buscar libros digitales sino tenemos para los físicos”, explica.

Además, el profesional dice que algunos de los estudiantes no se gastan el dinero porque sus “ahorros sirven para solventar alguna emergencia en el hogar o para apoyar a su familia”.

Equidad en el hogar

Según Carrillo, el apoyo económico de los padres o de personas externas se ve afectado por las obligaciones de un hogar. Muchas veces estos gastos se ven reflejados en el pago de cuentas como luz, agua, teléfono e internet que dificultan la inyección de dinero a los estudiantes.

“Los padres se preocupan por todo. El pago de la luz e internet son algunos de los gastos fijos que acorralan a ’viejos’. Sin luz y sin internet un estudiante no puede avanzar en sus proyecciones académicas. Esto hace que se recorte el presupuesto destinado para los universitarios”, describe Carrillo.

Por eso, afirma que el hábito de una administración responsable debe iniciarse desde el hogar y adoptarse como un estilo de vida. Es decir, los jóvenes deben empezar a practicar una serie de costumbres para evitar malgastar los ingresos y ayudar a sus padres en la economía del hogar.

Gastos

Carrillo explica a EXTRA, que de acuerdo al sueldo básico se puede estimar un apoyo educativo a los estudiantes universitarios, pero además estos pueden variar de acuerdo a las necesidades académicas.

“Si un padre recibe un salario de $ 400, y destina a un hijo, que está en la universidad, $ 5 diarios, al mes va recibir un total de 100 dólares. El padre se va a quedar con 300 dólares en casa”, explica Carrillo, ya que dice que esta cifra los 100 dólares puede variar ya que hay gastos varios no contemplados a lo largo del mes.

Además, agrega que existen familias donde tienen a más de un hijo estudiando; por lo que dice la cifra que tienen para solventar los gastos caseros disminuye y será difícil mantener el presupuesto destinado para sus hijos.

“Haciendo un cálculo que de servicios básicos se pague $ 100 (que no es real), en alimentación $ 50, salud $ 30 y recreación familiar $ 20 sumado dan $ 200, que es lo que le sobraría a un padre que percibe el sueldo básico y mantiene a dos estudiantes”, especula el experto, quien aclara que bajo estas cifras se complica la ayuda a los universitarios.

Estas es la razón por la que algunos deciden retirarse de la carrera al no contar con apoyo suficiente y otros optan por buscar un trabajo part-time. “Cuando no hay apoyo y los estudiantes buscan trabajo, existe la posibilidad que abandonen sus carreras y que no terminen sus estudios”, menciona.