Exclusivo
Buena Vida

Navidad sin un ser querido

Es probable que en esta fecha sientas que nada tiene sentido y no desees celebrar, pues te encuentras en un proceso de duelo, pero recuerda que así esa persona ya no esté contigo, espiritualmente sigue junto a ti.

Foto de Sistema Granasa
Recuerda. Date permiso para expresar cómo te sientes y piensa qué te apetece hacer durante estas fiestas.

Perder a un familiar o algún allegado es una situación difícil de enfrentar, ya que en esta época se comparten momentos únicos que hacen su ausencia más notoria a diferencia de otras fechas del año. Es inevitable dejar de pensar que su espacio en la mesa quedará vacío, su risa no se escuchará y sobre todo no tendrás ese abrazo de aquella persona a la medianoche. Seguramente estás en pleno proceso de duelo y tu estado de ánimo variará si te encuentras en fases más avanzadas o en las primeras etapas. El enfrentamiento a desafíos emocionales, sin embargo, mientras más reciente es la pérdida, resulta duro de sobrellevar en las celebraciones. Aunque la nostalgia puede invadirte incluso tras varios años, la primera Navidad sin la persona fallecida suele ser la más difícil. Evitar las celebraciones es válido, tu entorno debe comprenderlo y no juzgarte, ya que todos en algún momento pasan por este tipo de situaciones.

Consejos para afrontar la pérdida en estas fechas

1. Sentir la pérdida y el dolor que nos genera es natural.

2. Ser conscientes de que la pena es compartida en familia y en conjunto sobrellevar la situación.

3. Realizar tradiciones con familia y amigos cercanos para mantener los hermosos recuerdos de aquel ser querido.

4. No aislarte, te hará caer en depresión.

5.Ayudar a los demás, ya que contribuye enormemente a lograr la plena felicidad.

6.No huir a la tristeza, enfrentarla, tener en cuenta que es parte de la vida y nos hace más fuertes.

La experta

“Lo que recomienda es tratar de sobrellevar la epoca, no reprimirse,esta persona nos va a faltar siempre, sea una fecha u otra, la vida tiene que continuar, el apoyo entre todos los miembros de familia es un pilar fundamental.Sin embargo, en este proceso de duelo se puede pasar de la negación a la culpabilidad, pero lo que nunca se puede evitar es sentirnos vacíos y tristes porque ese ser querido ya no se encuentra a nuestro lado”.

Psic.Cl. Gina Fabre Jiménez, orientadora psicológica y consultora en recursos humanos.