Exclusivo
Buena Vida

¿Por qué la gente niega las infidelidades?

Uno de los motivos es el miedo a lastimar a la pareja confesando la verdad.

Imagen 4
Referencial. La infidelidad es una de las principales causas por las que terminan las relaciones sentimentales.Internet

Uno de los temas que más afecta a las parejas es la infidelidad. Según la terapeuta familiar Lorena Hidrovo Chancay, la infidelidad es una de las principales fuentes de ruptura de las relaciones.

La psicóloga clínica define la infidelidad como una relación que se da fuera de la pareja estable, que rompe el compromiso de lealtad sentimental contraído entre los involucrados. “Es la traición a la promesa de exclusividad hecha por cada uno de los miembros de compartir la vida con solo esa persona”, dice.

Así —explica la especialista— la infidelidad se puede volver una fuente de sufrimiento tanto para el que la comete como para el que la recibe, pues la persona tiende a sentirse frustrada, rechazada y traicionada por aquel que le ha sido infiel.

“Comúnmente es un evento que estorba o impide el cumplimiento de la expectativa de conservación de la pareja que se había establecido con anterioridad”, dice.

Cuando se descubre la infidelidad, se abre una oportunidad para aceptar el error y confesarlo todo. Sin embargo, muchas personas niegan lo hecho. ¿Por qué? Una de las razones es no lastimar al otro.

Hidrovo indica que la culpa no se desaparece al confesar, de hecho se hace más evidente. “Cuando confiesas, el dolor de la persona a la que lastimaste se refleja en su mirada y es un constante recordatorio del error”.

Antonio Tapia, sociólogo y profesor universitario, indica que ocultar o negar la infidelidad tiene que ver con crisis existencial o culpabilidad que padece la persona desleal.

“Guardar el secreto de una traición por salvar tu relación no es justo para la pareja, y solo servirá para preservar una relación con rupturas que a la larga o a la corta se romperá”, apunta Tapia. Además comenta que otra de las razones por las que se miente es el miedo a confesar la verdad.

El experto señala que otra de las cosas que suelen hacer las personas infieles es echarle la culpa a la otra persona de esa infidelidad cometida. “Frases tales como ’es que ya no mantenemos tantas relaciones como antes’ o ’es que ahora estamos más fríos’ pueden provocar que sea la pareja la que se sienta culpable”, dice Tapia.

El catedrático menciona que ese es un claro ejemplo de intento de manipulación y falta de responsabilidad para reconocer que se ha ’metido la pata’.

La comodidad es otro factor que involucra la negación de la infidelidad. Hidrovo dice que aunque se disfrute de vivir una aventura extramarital, la persona infiel desea volver a casa en donde encontrará su vida resuelta.

“Muchos hombres temen terminar la relación con la esposa porque llegan a un hogar construido por años, donde tienen comida hecha, ropa aseada y una mujer dispuesta a ser amorosa”, dice.

De acuerdo con el sociólogo, cuando tienen un amorío, muchos hombres no están buscando una pareja estable o “al amor de su vida”. “Muchos solo buscan satisfacción sexual o salir de la rutina, pero en realidad no tienen nada serio con su amante”, detalla.

Los expertos manifiestan que ante la infidelidad se debe aprender a aceptar el error, para así eliminar la culpabilidad y los intentos de manipulación. Además, apuntan que la relación jamás volverá a ser la misma.

“Ser infiel es algo que puede pasar, pero ser responsable de este hecho y no intentar convencer a la otra persona de que nos dé una segunda oportunidad será muy importante”, concluye la psicóloga.

TE RECOMENDAMOS