Exclusivo
Buena Vida

Ana Carolina pasó del bullying escolar a Reina de Quito

La quiteña, de 25 años, recibió la corona de la capital y presidirá los eventos de festejo por los 483 años de fundación de la Carita de Dios.

ELECCION DE REINA DE QUITO
La quiteña, de 25 años, recibió la corona de la capital y presidirá los eventos de festejo por los 483 años de fundación de la Carita de Dios.Karina Defas

La lluvia de la ciudad no impidió que las barras de las candidatas a Reina de Quito mantuvieran la algarabía en la Plaza del Teatro, en el Centro Histórico, donde permanecieron y vieron el evento a través de pantallas gigantes.

Carteles, globos, fotos, pitos y serpentinas pusieron el colorido al inicio formal de las fiestas capitalinas, pero solo una podía quedarse con el cetro y, este año, fue Ana Carolina Carvajal, de 25 años, quien dentro del teatro, en el desfile de gala, lució un vestido beige con apliques dorados y fue elegida por sus compañeras como la señorita amistad.

La tensión en sus familiares y amigos se intensificaba a medida que avanzaba el certamen. Entre ellos estaba Margarita Ramón, la ‘nana’ de Any, como le dicen de cariño a la ahora reina.

“Conocí a Anita desde que tenía dos años de edad, siempre fue una niña buena, aunque sufrió mucho”, detalla la mujer, quien no podía evitar que sus ojos se llenaran de lágrimas por la emoción.

Margarita contó que siempre fue una niña muy tierna, que en sus cumpleaños, ella y su hermano Edmundo le preparaban el desayuno y le trataban como a una reina.

Pero el acoso de sus compañeros no le permitía ser totalmente feliz. “Venía llorando de la escuela porque sus compañeros le molestaban por ser gordita”, detalló Margarita.

Ella era quien la consolaba y le decía que no hiciera caso de los comentarios mal intencionados, que no se acomplejara porque era una niña hermosa y buena, contó.

Después de su adolescencia, la joven recuperó la confianza en sí misma y se habría enfocado en la solidaridad con los demás, expresó su hermano Edmundo Carvajal.

Margarita estaba afuera del Teatro Sucre, junto a las barras de apoyo, y buscó la forma para acercarse a su niña. El encuentro fue emotivo y Ana la vio de lejos, pero luego se acercó para abrazarla por un largo rato, así como a sus abuelos y padres que no podían más de la emoción.

Edmundo, por su parte, describió a su hermana como una mujer espontánea, sobre todo porque la decisión de participar en el reinado fue imprevista.

“Yo no sé, solo le surgió la idea y nos sorprendió con que era una de las diez candidatas”, precisó.

Ana Carolina es la penúltima de cinco hermanos, estudió producción de moda en Argentina y a su regreso vivió en Guayaquil con sus padres, donde tiene su propia empresa de modelaje. Ahora trasladará su residencia a la Carita de Dios.

Un toque de danza y música

La parte artística del certamen estuvo a cargo de Alexandra Cabanilla, Manuel Sambour, Trío Valentino, Jean Piero y Paulina Tamayo, quien prendió el ambiente de fiestas con un popurrí del Chulla Quiteño y Quito es un edén de maravillas.

Estos espectáculos fueron un intermedio de los desfiles y preguntas de las diez candidatas al reinado.