¡Pelear con tu pareja podría hacerte engordar!

Exclusivo
Buena Vida

¡Pelear con tu pareja podría hacerte engordar!

la Universidad de Ohio comprobó que discutir con tu pareja podría hacerte engordar, al pelear con tu conyugue, tu cuerpo genera grelina, lo que te hace comer más de lo que deberías.

En todas la relaciones es común que existan discusiones, pero el hacerlo con demasiada frecuencia podría pasarte factura.

Un estudio realizado por la Universidad de Ohio demuestra que discutir con tu pareja podría hacerte engordar. La investigación reveló que cuando peleas con tu cónyuge, tu cuerpo genera grelina (hormona causante del hambre) la cual podría hacerte comer más de lo que deberías.

Para el estudio se analizaron 43 parejas de entre 24 y 61 años, quienes tenían en promedio 3 años de matrimonio.

Ellos llenaron un cuestionario sobre satisfacción en el matrimonio, estado de ánimo y depresión. Luego de hacerlo, ingirieron un menú equivalente a 930 calorías y 60 gramos de grasa que incluía; huevos, salchichas de pavo, galletas y salsa. Finalmente se les presentaron temas controversiales con el fin de crear un conflicto entre ellos y que debatieran al respecto.

Los participantes que mostraron mayor hostilidad en sus discusiones quemaron una media de 31 calorías menos por hora y tuvieron una media de un 12 % más de insulina en la sangre que las personas más calmadas. También se observó un aumento en los triglicéridos.

“Estos resultados no solo identifican cómo estos factores estresantes pueden conducir a la obesidad, sino que apunta a la importancia de tratar los trastornos del estado de ánimo. Las intervenciones en salud mental podrían beneficiar claramente la salud física también”, indica Jan Kiecolt-Glaser, director del Instituto de Medicina del Comportamiento en la Universidad de Ohio y autor principal del estudio.

Por su parte Martha Belury, coautora de la investigación y profesora de nutrición humana, señala que: “La insulina estimula la ingesta de comida y la acumulación de tejido graso en el abdomen, añadido a un menor gasto de energía, aumenta las probabilidades de sufrir obesidad”.

Además advierte que los “altos niveles de insulina y triglicéridos indican que el metabolismo de los azúcares y grasas está dañado y son señales del incremento del riesgo enfermedad cardiovascular y diabetes”.

Así que antes de enojarte y empezar a pelear recuerda que hacerlo podría hacerte ganar unos kilitos.