Exclusivo
Buena Vida

San Valentín: Más que amigos

Unas cuantas lágrimas empiezan a bajar por su mejilla. No lo esperaba. Lo vuelve a abrazar. Su corazón parece que se sale de su pecho. No puede aguantarse. Esta es una historia de unos amigos que son más que eso

Amigos
Amigos y compañía cada 14 de febrero.Canva

Solos. Un 14 de febrero más. Llega la fecha y vuelven a analizar su situación amorosa con unos tragos de por medio. Ponen algo de música mientras esperan que llegue la pizza de jamón y queso que tanto les gusta. Es un ritual de al menos algunos años. Justo ese día, hace cinco años, ambos terminaron sus relaciones amorosas.

Falta de comunicación y confianza que luego desembocó en infidelidad los empujó a ponerle punto final a esas historias. Aquel día, como amigos que son, buscaron consuelo en el otro con unos tragos, música y una pizza de jamón y queso. Desde aquel día, cada 14 de febrero se reúnen para filosofar sobre su situación amorosa.
san valentin

San Valentín: una velada íntima e inolvidable en tiempos de pandemia

Leer más

La primera cerveza. Vuelven a recordar aquel día de la ruptura. Momentos realmente dramáticos e incómodos de los que ahora prefieren reírse. Aún guarda el video que una persona anónima le hizo llegar a su teléfono. Su entonces novio y otra persona besándose en un centro comercial. Lo vuelve a ver. Ya no siente rabia, ni dolor, solo alivio. “No guardé el número. Ahora me arrepiento no haberle agradecido”, replica.

Su amigo respira. La mira. Llega el momento de confesarle. “Fui yo. Yo te envié el video”. Un silencio invade el lugar. “Lo hice desde el teléfono de otro amigo que no conoces -continúa-, no quería involucrarme, pero sé que era lo correcto”. No lo deja acabar y le planta un abrazo. Uno tan largo que su corazón empieza a acelerarse mientras un cosquilleo invade su entrepierna.

Sexo

San Valentín: Regálale detalles y 'cuerpeo' a tu amorcito

Leer más

Lo suelta. Le lanza un discurso reprimido por tantos años que no lo deja seguir con lo que quiere decirle. Es difícil interrumpirla. Unas cuantas lágrimas empiezan a bajar por su mejilla. No lo esperaba. Lo vuelve a abrazar. Su corazón parece que se sale de su pecho. No puede aguantarse. No puede más. Tiene que sacarlo. Le sujeta el rostro y le planta un beso. Uno largo y cariñoso. Sus miradas se encuentran. Lo dicen todo sin decir nada.

Suena el timbre. Llegó la pizza. Un San Valentín, una vez más, juntos.