Exclusivo
Buena Vida

Silvestre Dangond hizo cantar, bailar y beber a sus fanáticos

Silvestre Dangond, el cantante colombiano de la nueva ola vallenata, convocó a cientos de fanáticos la noche del sábado 11 de noviembre en el coliseo Voltaire Paladines Polo

Foto de Sistema Granasa
El cantante colombiano se presentó en GuayquilAlex Lima

Silvestre Dangond, el cantante colombiano de la nueva ola vallenata, convocó a cientos de fanáticos la noche del sábado 11 de noviembre en el coliseo Voltaire Paladines Polo, donde hizo bailar, cantar, beber y hasta provocó que dos de sus fanáticas se agarraran de los cabellos en pleno concierto.

“Vine desde Portoviejo con toda mi familia para disfrutar de sus temas, dijo Luis Miguel Gómez, quien llegó con su esposa Emma Muñoz su cuñado Enmanuel a ver a su artista en primera fila.

El evento comenzó a las 20:40 con la participación de un grupo de baile local y el grupo quiteño “4am”. A las 22:00 se presentó Luis Contreras y su organización vallenata quien cantó varios covers populares y dejó encendido el ambiente para la presentación de Silvestre.

A las 23:00 saltó a escena Silvestre Dangond. “Se hizo esperar como todo divo”, dijo Luis Miguel y su esposa, y la histeria se apoderó de los presentes. Y al son de sus melodías, comenzó la fiesta

El Voltaire Paladines Polo se convirtió por esa noche en una enorme discoteca. El público se paró de sus sillas y comenzó el baile al ritmo de “Te como a besos”; “La mentira”, “La gringa” entre otros.

Para ese entonces el ‘aguardientico’, las cervezas y hasta el whisky, se hicieron presentes. “Nada como bailar esta música con un ‘traguito’ para entrar en onda”, comentó Luis Miguel.

“Gracias Guayaquil por este cariño de ustedes, acá hemos venido a gozar con buena música “, comentó el artista, al momento que el público no dejaba de aplaudirlo.

Cuando el artista comenzó a interpretar el tema, Cásate conmigo, el público entró casi en éxtasis, sin embargo, una pelea entre dos fanáticas que se agarraron del pelo rompió la armonía por unos minutos.

Al parecer una discusión por un corazón roto y un “chichobello”; enfrentó a las dos féminas que se trenzaron a golpes. Al poco rato sus amigos las separaron.

“Bueno, ahora vuelvo a cantar el tema para aquellos que no lo escucharon por esta trifulca”, comentó Silvestre, al momento que el público lo aplaudía a rabiar.

Tras hora y media de concierto, el artista se despidió del escenario dejando a todos contentos. “Que buen concierto, hemos bailado, bebido, gozado a lo grande”, comentó Enma quien se sacó los zapatos pues de tanto bailar ya le dolían los pies.