El mal ambiente laboral es contagioso

Exclusivo
Buena Vida

El mal ambiente laboral es contagioso

El estado de ánimo de otras personas, en este caso, tus compañeros de trabajo, se te puede ‘pegar’ como si de una gripe o resfriado se tratara.

Imagen youtuber-2838945_960_720
Estudios confirman que el estrés puede contagiarse.Pixabay

El trabajo, en ocasiones, puede ser sinónimo de estrés. Más allá de las responsabilidades y tareas pendientes, si el ambiente laboral está cargado de negatividad y conflictos, llegar a la oficina puede resultar una verdadera pesadilla.

Y es que los estados de ánimo, como si de resfriados se tratara, se te pueden ‘pegar’. Más aún en un lugar en el que pasas la mayor parte del día, interactuando con las mismas personas constantemente.

Es así que si tus compañeros pasan agobiados durante cada jornada, probablemente te contagiarás: de acuerdo con un estudio de la Technische Universität Dresden y del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales, estar cerca de gente estresada es suficiente para hacer que el propio cuerpo libere cortisol, la hormona que se libera como respuesta al estrés.

“Las personas que trabajan atadas a esta dolencia no se distribuyen aleatoriamente en diferentes departamentos. Tienden a localizarse dentro de los mismos grupos, lo que hace suponer que el estrés es un componente del ambiente social y que existen ‘unidades de trabajo tóxicas’”, según explica José María Peiró, catedrático de psicología, a diario El País.

El experto indica que de hecho las malas relaciones interpersonales encabezan la lista de motivos por los que una persona podría dejar su puesto, ganándole incluso a la inconformidad por el sueldo.

Este fenómeno no se limita a la interacción entre iguales: también se presenta en la relación jefe-empleado. Daniel Goleman, experto en el campo de la inteligencia emocional, citado por ese medio, asegura que el estado de ánimo de líderes influye en las acciones a tomar en el campo empresarial.

Es por ello que una de sus prioridades debería ser cuidar su salud emocional, para poder tomar decisiones que no perjudiquen a sus dependientes