Exclusivo
Buena Vida

La transición de pareja a familia puede ser todo un desafío

Dejar de ser dos y pasar a ser tres cambia radicalmente la vida de la pareja y podría incluso distanciarlos si no se toman medidas

Papá deportista
Para evitar que la relación de pareja se vea afectada es necesario que se trabaje día a día el sentido de la responsabilidad.pixabay

Es un cambio radical de 180 grados. Muchos dicen que convertirse en padres es una de las experiencias más maravillosas del mundo, trae amor exponencial, ternura, te lleva a dar lo mejor de ti. Sin embargo, las noches en vela, el ritmo frenético del día a día y los cuidados del pequeño alteran hasta a los más enamorados y compenetrados

RELACIONADAS

En las primeras semanas, la pareja asume un nuevo rol familiar y las prioridades cambian. Hay un nuevo integrante que necesita todas las atenciones 24/7. Los cuidados y protección que asume en mayor medida es la madre, quien se vuelca de forma natural en el recién nacido. Este cambio en el hogar puede crear un cierto distanciamiento de la pareja, que pasa a un segundo plano.

 La psicóloga Jennifer Carranza dice al respecto que hay que dejar a un lado el papel de ‘superwoman’, ya que pedir ayuda no es malo y se puede delegar en la pareja. "El cansancio, el baile de hormonas y la nueva responsabilidad hacen que la mujer necesite cuidado, apoyo, comprensión y afecto. Es una etapa especialmente sensible para la mujer que ante el mínimo desajuste puede explotar cual bomba atómica con quien se le ponga delante", comenta Carranza.

Para evitar que la relación de pareja se vea afectada es necesario que se trabaje día a día el sentido de la responsabilidad, la comunicación fluida y la reorganización de las tareas. 

  • Sentimientos del padre 

- Se siente desplazado; la madre dedica todo su tiempo al cuidado del bebé, por lo que él piensa que no recibe la atención de su pareja como antes.
​ 

Luego del período de paternidad (10 días por parto natural y 15 por cesárea), el padre vuelve a su ritmo de trabajo. Jornadas completas que no terminan en la oficina, sino que continúan en casa. Baños, lavadoras, cenas, pijamas, recoger, limpiar… Esto hace que el nivel de estrés aumente todavía más y las posibilidades de discusión por cansancio y tensión se multipliquen.

Esta situación, si no es bien llevada por la pareja, puede provocar un distanciamiento entre ambos.Jennifer Carranza, psicóloga
TE RECOMENDAMOS