Exclusivo
Buena Vida

¿Rascas tu piel o halas tu cabello en exceso? Podrías padecer un trastorno

Los comportamientos extremos y fuera de control, son considerados trastornos graves dentro de la psicología.

Imagen Person-scratching
Los trastornos de control, implican la no resistencia a un impulso destructivoInternet

Las conductas fuertes, extremas y fuera de control, dan paso a los trastornos graves que inciden en las relaciones humanas, y en muchas ocasiones nos ocasiona inconvenientes para poder sobrellevarlos.

Aunque hay muchos estudios que relacionan la conducta no estable con problemas mentales, pocas veces como en esta se puede establecer una conexión temporal entre daño en el cerebro y emociones.

“Hay un daño psicosocial significativo en la mente humana” destaca Douglas Wood, docente del área de psicología de la universidad de Marquette en Estados Unidos.

El aumento de la actividad podrían jugar un rol importante, en la transformación de la conducta y desarrollo de los actos.

Con el pasar de los años, los BFRB habían sido considerado trastornos de control de impulsos, trastornos de obsesión y la adicción al juego.

Lo usual del comportamiento de los trastornos y en especial el de los impulsos, implica la incapacidad para aceptar un impulso potencialmente dañino.

Según The Washintong post, “Los comportamientos repetitivos agrupa a una serie de hábitos marcados muchas veces en el aseo personal, causando lesiones al tirar, rascar la piel, el cabello o las uñas”.

Para las personas que ejercen este tipo de trastornos, el más influyente es la triclotomanía (extracción del cabello) y la excoriación (extracción de la piel), trastornos que afectan a las áreas superficiales del cuerpo humano.

Desde el área de psicología los desequilibrios se dan por un descontrol en el aspecto emotivo y afectivo de la persona afectada.

Los especializados en psicología están estudiando los genes de personas afectadas, tratando de identificar algunos elementos que determinen pistas sobre sus orígenes.

Llegándose a considerar a los trastornos como efectos hereditarios por la familia, siendo de mayor incidencia en su aparición.