Exclusivo
Buena Vida

Auténticos Decadentes y Vilma Palma y Vampiros revivieron los 90

Las bandas argentinas Los Auténticos Decadentes y Vilma Palma y vampiros, lograron llenar el coliseo Voltaire Paladines Polo de Guayaquil la noche del sábado, durante sus conciertos.

CONCIERTO AUTENTICOS DECADENTE
El espectáculo comenzó pasada las 21:00.Jimmy Negrete

Las bandas argentinas Los Auténticos Decadentes y Vilma Palma y Vampiros, lograron llenar el coliseo Voltaire Paladines Polo de Guayaquil la noche del sábado, durante sus conciertos.

“Fue como meterse en el túnel del tiempo y recordar aquellas melodías con las que disfrutamos nuestra adolescencia”, comentó Andrés Gushmer, quien fue parte de los animadores del espectáculo junto a Fabián Farina. Y así fue. Si bien el público era mayoritariamente cuarentón, se vio también jóvenes veinteañeros que disfrutaron las canciones de principio a fin.

Tributo a Soda Stereo

El espectáculo comenzó pasada las 21:00 con la presentación de una banda guayaquileña Lombi que rindió un pequeño tributo a Soda Stereo y Cerati. Temas como “Cuando pase el temblor” y “Persiana americana”, evocaron la década noventera y el público cantó a viva voz aquellos clásicos de Soda, dejando el escenario “calentado” y listo para las bandas argentinas.

A las 22:00 saltó a escena Auténticos Decadentes y el público enloqueció. Si bien el paso de los años era evidente en su fisco, su energía y talento estaban como en su mejor momento.

“Gracias Ecuador, por este cariño tan grande”; comentaron sus integrantes y comenzaron a cantar.

Temas como “Borracho y solo” “Los piratas”; “La prima lejana” y “Se viene el tuta tutá”; hicieron las delicias de los presentes, quienes no pararon de bailar y cantar cada uno de sus temas.

Tras una hora y 20 en escena se despidieron en medio de una lluvia de aplausos y con la promesa de volver pronto.

Llegó Vilma Palma

Tras mas de cuarenta minutos de pausa, Vilma Palma apareció en escena. Ellos fueron los que cerraron tras haber ganado una encuesta que hizo Gushmer en sus redes sociales, donde pedía a sus fanáticos que decidan que grupo debería ir de último.

La sola presencia de Mario “Pájaro” Gómez hizo retumbar el coliseo con los gritos y aplausos.

Y comenzaron a cantar. “La Pachanga”, “Auto rojo”, “Verano traidor”; “Voy a vos”, “Mojada”, entre otros temas, llevaron al éxtasis a sus fanáticos que convirtieron el coliseo en una enorme discoteca.

Pasada la una de la mañana, el concierto acabó, dejando tras de sí una vibra de nostalgia y alegría entre los presentes.