Exclusivo
Buena Vida

¡Youtubers dejaron plantados a sus fans!

El espectáculo previsto para la tarde del 9 de diciembre se canceló por un desacuerdo entre los youtubers y los empresarios.

Imagen youtubers
Los chicos hicieron guardia fuera del hotel donde estaban sus estrellas.Ariana Almeida.

La tarde del 9 de diciembre, Lorena Hidalgo sentía impotencia al ver a su hija y a sus cuatro amigos llorando afuera de un hotel del norte de la capital. La ilusión de los niños se desvaneció cuando los youtuber Caelie, Chamo Salas y La Divaza no se presentaron. Cada uno pagó por 40 dólares por la entrada.

Tras la insistencia de algunas madres, la Policía detuvo a dos de los organizadores del evento y los trasladó a la Unidad de Flagrancias. “Al menos se hizo justicia”, precisó uno de los chicos, quien con los ojos hinchados, no podía creer que se perdería el encuentro con sus ídolos.

El niño, así como la hija de Lorena, viajaron más de dos horas desde Ambato para disfrutar del show de los youtubers, planeado para octubre. “Primero era en el Teleférico, luego fueron postergando y cambiando de sitio”, precisó la madre de familia.

A ella, más que la “estafa”, le duele la reacción de los chicos y el tiempo que perdieron. En medio de la tristeza, los niños seguían en redes sociales los post que ponían los personajes de la plataforma digital. Uno de ellos aclaró que el incidente es por mala organización y que se apena por sus fans.

Silvia Zapata también estaba decepcionada. Compró la entrada para su hija y su sobrina desde agosto pasado. La pequeña había pedido conocer a los youtubers como regalo de cumpleaños. “Mami aunque sea vamos a la función de los bloggers ecuatorianos para no perder la plata”, comentó la niña.

Sin embargo, la señora le explicó que no se trataba del dinero, sino que de seguro ellos tampoco se iban a presentar. Una expresión de desilusión se dibujó en el rostro de la chica, que trataba de convencer a su madre de ir al aeropuerto para, al menos, despedirse de los youtubers.

EXTRA se contactó al número de los organizadores del encuentro, pero el teléfono estaba apagado.