Exclusivo
Cuerpeo

El encierro baja las ganas de tener sexo

Como consecuencia de la pandemia, las personas pueden desarrollar depresión o ansiedad y esto, a su vez, bajar la libido

depresion-post-sexo
Es importante hablar con la pareja sobre lo que nos afecta en la cama.Tomadas de internet

El nuevo confinamiento en el país no solo puede generar preocupación por las pérdidas económicas o la limitación de circulación, sino que afecta su salud mental y, por ende, a su sexualidad.

Hay que tener cuidado al dar besos en estos tiempos de pandemia.

¿Besos en pandemia? ¡Ponte 'preservativo'!

Leer más

El estado de ánimo influye en el deseo sexual, coinciden el psicólogo clínico Ángel García y el sexólogo Xavier García. Ambos analizaron la importancia de la salud mental para que esta no afecte las relaciones de pareja.

Ángel explicó, durante el programa ‘El placer de los lunes’ que se transmite a través del Facebook Live de Diario EXTRA, que los problemas más usuales que han aparecido durante estos tiempos pandémicos han sido la depresión y la ansiedad. Y, por lo general, estas afecciones van acompañadas por una baja en la libido sexual.

“Por el simple hecho de limitarnos la socialización, la vida cotidiana, hace que los neurotransmisores desciendan y caigamos en posibles trastornos y problemas de la parte psicológica y emocional. Y esta persona también tendrá problemas en su sexualidad”, reiteró el sexólgo.

Las simples limitaciones por temor al contagio, o incluso no poder verse, han hecho que muchas parejas incurran en prácticas inusuales a su cotidianidad, o que simplemente dejen de tener sexo.

Xavier destacó que el consumo de pornografía o la compra de juguetes sexuales denotan que la práctica de la masturbación ha aumentado, lo que puede conllevar a que las personas se centren más en la experiencia sexual individual y se alejen de la que comparten con otras personas.

Ante esto, el sexólogo clínico dijo que es muy importante darse cuenta de ciertas señales para evitar conductas obsesivas. “Es importante la ayuda profesional. En nuestro país y en la región aún no hay una cultura de cuidar de nuestra salud sexual y mental. Luego los seres humanos nos dejamos llevar por nuestros problemas y trastornos, lo que afecta cómo nos relacionamos con los demás”, dijo.

Las señales para estar alertas son irritabilidad, pérdida o aumento excesivo del apetito, pasar mucho tiempo durmiendo o sin hacer nada.

Xavier detalló que, muchas veces, las compulsiones en las que podemos caer son, por ejemplo, evitar relacionarse personal y sexualmente con otros por el temor a contagiarse. Esto puede llegar a cambiar el comportamiento de las personas incluso cuando se haya acabado la pandemia.

Aunque también existe la posibilidad de que tener una vida sexual activa contribuya a disminuir la depresión y la ansiedad.

  1. No solo es importante dormir entre 6 y 8 horas al día, sino tratar de tener una rutina para ello, es decir, ir a descansar a la misma hora.
  2. Es muy positivo practicar ejercicio o alguna actividad que te mantenga en movimiento, al menos tres veces por semana, puesto que eso nos ayuda a segregar endorfinas y serotonina, hormonas muy relacionadas con la sensación de bienestar.
  3.  Evita los alimentos grasos o excesivamente azucarados y, por el contrario, come mucha fruta, verduras y alimentos ricos en fibra. Esto ayuda a evitar problemas en la salud mental.
  4. Aunque hay limitaciones por la pandemia, trata de acercarte a tus seres queridos, usando las herramientas tecnológicas para ello.
  5. No te guardes para ti mismo tus preocupaciones. Es positivo abrirse a los demás y, si tienes a alguien de confianza, cuéntale lo que te ocurre.