Exclusivo
Deportes

¡Cristian Leonel, felicidad por dos!

El hijo, que se mandó un ‘golazo’ en la cancha y el padre, que disfrutaba en las gradas e incluso llegó a llorar. Una historia de amor y fútbol, que escribieron ayer los Ramírez, inseparables en la trayectoria futbolística del ‘pelado’ que ayer se conv

Imagen Untitled-1

En el Atahualpa había dos Cristian Leonel Ramírez. El hijo, que se mandó un ‘golazo’ en la cancha y el padre, que disfrutaba en las gradas e incluso llegó a llorar. Una historia de amor y fútbol, que escribieron ayer los Ramírez, inseparables en la trayectoria futbolística del ‘pelado’ que ayer se convirtió en ídolo del Ecuador.

EXTRA se puso en contacto con el protagonista, arropado por su papá. En exclusiva, nos contaron cómo vivieron una fiesta que nunca olvidarán. “La fe nunca se la pierde. Dios quiso que juegue este partido. Los tiempos de Dios son perfectos. Fue inolvidable, pero esto ya pasó y hay que seguir sumando. La meta es poder estar en el Mundial”, expresó el jugador, que después del partido se unió en un abrazo con su padre en la Casa de la Selección.

Los Cristian Leonel viven una historia de amor y fútbol desde que el jugador de la Tricolor comenzó a brillar en el fútbol. Inició en Santo Domingo, para después triunfar en el Brasilia de Quinindé y con el pasar de los años fueron a vivir a Sangolquí, donde despuntó y se enroló en su aventura europea.

“Es una bendición de Dios. Es un regalo del señor todo lo que pasa con mi hijo. Me vine temprano al estadio y la verdad que estaba nervioso. Cuando anotó el gol, hasta lloré. Esta alegría es inmensa. Soy un agradecido de Dios y del hijo que me ha dado”, nos contó un alegre padre mientras dejaba Quito y regresaba a su Santo Domingo querido.

Mañana sábado 8 de octubre, los lectores de EXTRA podrán disfrutar de la historia completa con los dos Cristian Leonel. Cada detalle, cada palabra que se dijeron al reencontrarse en la Casa de la Selección y la alegría de un joven que cumplió su sueño en la Tricolor.