Exclusivo
Deportes

“A ver quién hace más goles”

Los hermanos de Jesús se reencuentran en el Atahualpa para apostar un par de zapatos a quien gane el duelo entre El Nacional y Emelec. “Va a ser muy bonito estar uno de cada lado”, dice Bryan.

Imagen Untitled-1
Bryan de Jesús debutó en Serie A vistiendo la camiseta de Universidad Católica, en 2015. Marlon de Jesús debutó en El Nacional cuando tenía tan solo 16 años, en 2007.Gerardo Menoscal y Angelo Chamba / EXTRA

Corría la temporada 2007 y Marlon de Jesús debutaba como profesional a los 16 años, en el primer equipo de El Nacional. Ese mismo año su hermano menor, Bryan, llegó al complejo de Tumbaco con solo 12 años y la inmensa ilusión de mostrarse en el mismo equipo y al mismo nivel que su compañero de sangre.

Hoy, luego de 10 años se reencontrarán en el estadio Atahualpa, con niveles deportivos totalmente diferentes y unas notables ansias de medirse para ganar el par de zapatos que apostaron, además de los tres puntos de cara al partido entre el Nacho y Emelec (15:00).

“Ya que es diciembre, le dije a Bryan que apostemos, y si le gano, elegiré un par de zapatos para vestir en Navidad y decirle: mira, te los gané”, cuenta Marlon entre carcajadas a Diario EXTRA.

Este periódico pudo conversar con ambos en la previa del cotejo por la fecha final de la segunda etapa, en la que los capitalinos se juegan el honor y los azules, ya con la final en el bolsillo, el liderato de la tabla acumulada.

Bryan luce motivadísimo de enfrentar a su ñaño mayor y reconoce que la apuesta está pactada. “Va a ser muy bonito que los dos estemos atacando en cada lado, ya veremos quién hace más goles”, lo desafía el menor de los De Jesús, quien ya le marcó al Bombillo en la primera etapa del semestre, pero su hermano no estuvo en aquel partido.

Aunque la idea de chocar fuerzas le agrada, él cree que “jugar juntos es mejor”, así como ya lo hicieron la temporada pasada vistiendo la camiseta de los Puros Criollos, en un partido contra Aucas y otro ante Liga de Quito.

“Fue la experiencia más bonita que me ha pasado, eso me hizo tomar mucha confianza”, expresa el centrodelantero criollo, quien ve a su camarada como un ejemplo a seguir y le agradece por haberlo animado a jugar fútbol, ya que cuando era solo un niño no esperaba dedicarse al deporte rey.

“Es mi mejor amigo, siempre me apoyó y me enseñó trucos para definir mejor. ”, dice, mientras Marlon, desde Guayaquil, comenta que siempre han sido muy unidos. “Siempre juntos, siempre apoyándonos el uno al otro desde pequeños”.

“A mí casi no me gustaba el fútbol, pero mi hermano mayor y mi papá me decían que qué hago en la casa encerrado, que salga y haga deporte, que tengo condiciones. Ellos me impulsaron para seguir”, revela Bryan, quien creció en el Valle del Chota junto a su hermano y sus padres.

“La tuvo difícil”

El más grande de los De Jesús recuerda que su hermano pequeño sufrió para ser profesional. “Le dije que a Dios le gustan las cosas con esfuerzo y que si se rendía no iba a lograr su sueño”, rememora el delantero de 26 años, quien asegura que Bryan “la pasó mal y tuvo muchas trabas” para debutar en Serie A.

Desde la capital, Bryan admite que “cuando no jugaba él me daba ánimo para que siga y eso me ayudó muchísimo”, por eso considera que el aliento de su ñaño le dio “esas ganas y esas fuerzas de trabajar en cada entrenamiento, cada partido”. A su 22 años está viviendo la mejor temporada de su carrera, en la que suma 15 goles en 36 partidos jugados.

Los inicios de ambos fueron totalmente diferentes, pero en el rendimiento actual el menor de los De Jesús está luciéndose más. Marlon solo registra cinco goles en 23 cotejos, ya que a mediados de año sufrió una lesión. “Eso me ha limitado y he dado un 50 % esta campaña”, explica el artillero del Bombillo.

“Recuerdo que a veces ya no tenía palabras para darle aliento, pero ahora veo que ha marcado 15 goles y como hermano me siento muy feliz.”, añade, al mismo tiempo que cuenta que ambos se reunieron el fin de semana pasado y charlaron mucho de lo acontecido en el actual torneo.

“Lo que le pasó este año es algo maravilloso para Bryan. Se vio reflejado todo lo que antes yo le hablaba, ahora todos en la familia estamos contentos de que a sus 22 años pudo cumplir lo que soñaba. Él demostró que puede dar el máximo sin mi ayuda, eso fue fundamental”, añade el De Jesús azul.

Temporadas diferentes

Bryan recién superó el “bajón” de no haber clasificado con El Nacional a la final del campeonato nacional. Afirma que se ha quedado con ganas de arrebatar ese liderato al cuadro de su hermano mayor.

En una realidad distinta, Marlon analiza el gran momento del elenco millonario y lanza que si “seguimos jugando como lo estamos haciendo, lo pasamos por encima a Delfín”.

Admite que a inicios de año los resultados no eran los esperados, pero asegura que actualmente “sabemos a lo que jugamos”.

“Pasamos del cero por ciento al ciento por ciento, hemos ido de menos a más y esperamos cerrar el año cumpliendo nuestro objetivo que es ser campeones”, finaliza el exdelantero del cuadro militar, al que hoy espera marcarle.