Exclusivo
Deportes

Barcelona empata y Emelec se le adelanta en la punta

La pelota no quiso entrar en Machala, el 0-0 con Orense no fue buen negocio para los amarillos.

Foto de Sistema Granas(32813282)
Nixon Molina de Barcelona ingresa al área de Orense y Marco Cangá atento a la pelota.API

La pelota no quiso entrar, ni Damían Díaz ni Jonatan Álvez lograron vencer al arquero Rolando Silva de Orense y el marcador quedó 0-0 entre amarillos y bananeros.

Este resultado deja al ídolo con 18 puntos y en el primer lugar junto a Emelec. El Bombillo tiene mejor gol diferencia con 10 y el ídolo con 8.

Los dirigidos por Fabián Bustos dejaron la oportunidad de poder irse en solitario en la punta de LigaPro.

Barcelona dejó ir dos puntos, que al final le harán falta.

EneU755XMAE2W7y

Rescalvo: "Éramos bajos, feos y calvos; hoy somos rubios y altos”

Leer más

Fabián Bustos volvió a darle la oportunidad desde el inicio a Presidente Nixon Molina, el jugador que se ha quedado con el medio campo amarillo.

La primera jugada de gol y polémica fue a los pocos segundos del encuentro, pelota para Bryan Rodríguez, y el barcelonista  Byron Castillo le hace una falta penal, pero el árbitro ni por enterado.

La falta no fue pitada y era el comienzo del miedo para los hinchas amarillos.

El partido entró a jugarse en el medio campo, donde Nixón Molina trataba de ordenar.

A los 7 minutos Rodríguez dio un pase para que Marcos Cangá que había dejado la defensa, trato de sorprende a los orenses.

Cuando se jugaba los primeros 15 minutos, Orense se quedó sin el delantero Daniel Angulo, salió lesionado y entró Correa.

Entre el minuto 20 y el 23 se dio lo mejor del primer tiempo, un disparó de Damián Díaz fue a dar en el palo, y la replica la tuvo Orense, pero las manos de Burrai estuvieron atentas.

Y la polémica se hace más grande, cuando un defensa saca la pelota y no se sabe si el balón entró o no.

DÍAZ

A los 49 minutos Damián Díaz tuvo el gol para los amarillos, pero cuando estuvo frente al golero Rolando Silva, el 10 argentino la mandó fuera, era la mejor opción de los amarillos.

Y la pelota no entraba, un remate de Álvez también fue a dar el poste, no estaba en su tarde, y para remate lo sacaron y entró José Tin Angulo.

Los minutos finales fueron de desesperación de Barcelona, la pelota no entró.