Exclusivo
Deportes

Cinco detalles que no te contaron sobre la fiesta de Barcelona en Ambato

Apenas terminó el partido, el presidente José Cevallos salió del estadio sin ningún tipo de seguridad.

AMBIENTE PARTIDO MUSHUC BARCELONA 1HL
Apenas terminó el partido, el presidente del club, José Cevallos, salió del estadio sin ningún tipo de seguridad.EXTRA

La fiesta de Barcelona, en Ambato, tras obtener la estrella 15 en su historia, tuvo varias anécdotas. Desde su arribo, el centro del país se paralizó al ver el bus recorrer varios kilómetros desde el aeropuerto de Latacunga hasta el estadio Bellavista. En ese escenario se enfrentó este 4 de diciembre al Mushuc Runa. A continuación, te contamos cinco cosas que no viste del campeonato amarillo:

1.- La salida del equipo ambateño fue algo simbólica. Mientras Barcelona portaba las camisetas del Chapecoense (Brasil) como muestra de solidaridad al club brasileño, el Mushuc Runa salió con un poncho rojo. Los locales hicieron el mismo ritual cuando jugaron su primer partido en la serie A, en 2013.

2.- Para mirar el partido del Ídolo todo se valía. Varias casas que están alrededor del estadio Bellavista, en Ambato, sirvieron como localidades para que los hinchas ‘canarios’ observen el encuentro. Algunos propietarios cobraron hasta cinco dólares por el alquiler de las terrazas o balcones.

3.- Apenas terminó el partido, el presidente del club, José Cevallos, salió del estadio sin ningún tipo de seguridad. El directivo caminó junto a varios de sus colaboradores hasta un vehículo que lo llevaría hasta el hotel. La gente lo reconoció y se agolpó para felicitarlo. El exministro de Deportes se tomó fotografías, abrazó a los seguidores y cantó con ellos.

4.- El alto costo de las localidades hizo que el escenario no se llenara como esperaban los dirigentes del Mushuc Runa. Faltó el 20 por ciento del escenario deportivo por completarse, siendo la general norte una de las localidades que estuvo vacía. Los integrantes de la Asociación de Vendedores de Boletos de Tungurahua analizan reclamar a Luis Chango, presidente del club, por el perjuicio que recibieron en la entrega de boletos. Solamente recibieron 1300 para 62 integrantes.

5.- Los exteriores del hotel Emperador, sitio donde almorzó Barcelona luego del partido, se llenó de fanáticos de varios puntos del país. Quito, Guayaquil, Ambato, Machala, Portoviejo y demás lugares, cantaron más de dos horas por su equipo. El centro de Ambato colapsó por la cantidad de fanáticos, inclusive los locales comerciales cerraron sus puertas. Cerca de las cuatro de la tarde, toda la gente se embarcó en buses y camionetas para seguir a la caravana hasta la terminal aérea.