Exclusivo
Deportes

¡El Clásico del Astillero, sin hinchadas visitante!

El Estadio Banco del Pacífico Capwell aún no reúne todas las medidas de seguridad oportunas para un choque de semejante magnitud.

Clásico del astillero...Barcelona 5- Emelec 0
ReferencialArchivo

La polémica en torno al Clásico del Astillero parece llegar a su punto y final. La lucha de Barcelona y su presidente, José Francisco Cevallos, no tuvo efecto y finalmente el encuentro más esperado del campeonato ecuatoriano será sin hinchada visitante. Así lo dio a conocer la mañana de este viernes 21 de octubre José Serrano Salgado, ministro del Interior, a través de su cuenta de Twitter.

“Luego de haber recibido informe de la Policía Nacional en torno al Clásico del Astillero del próximo miércoles y el siguiente Clásico, hemos tomado decisión de sugerir a los equipos de Barcelona y Emelec que en sus respectivos estadios jueguen solo con hinchadas del equipo que haga de local. Esto ha sido acogido por las dos Directivas y los partidos se jugarán con las hinchadas respectivas”, explicó.

De esta forma, y a pesar de que en el Comité Ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) del pasado martes 18 de octubre instó a Emelec a poner a la venta entradas para los aficionados de Barcelona, el miércoles 26 de octubre únicamente los aficionados azules podrán vivir en directo el encuentro esperado.

Los problemas que hubo en el duelo de este año entre ambos equipos en el Modelo, por los que fueron sancionados tanto Emelec como Barcelona, ha sido uno de los argumentos de peso para tomar la decisión. Además, el Estadio Banco del Pacífico Capwell aún no reúne todas las medidas de seguridad oportunas para un choque de semejante magnitud, por lo que prefirieron prevenir.

También se conoció el árbitro designado para impartir justicia en el duelo de este próximo miércoles 26 de octubre. Omar Ponce es el elegido, en un momento en que los colegiados están en el ojo del huracán, tras las continuas polémicas de las últimas semanas y las fuertes declaraciones del vicepresidente amarillo, Alfaro Moreno, declarando “la guerra” al estamento arbitral.