Exclusivo
Deportes

Lo despidieron ‘por decir la verdad’ de los impagos

La crisis económica en Clan Juvenil es una realidad y por más que la directiva intente ocultarla, se conoce que la plantilla no está al día en sus pagos y hay varios que se quejan.

Imagen descarga (3)
A Marco Zapata le adeudan 6.400 dólares correspondientes a cuatro meses.Karina Defas

La crisis económica en Clan Juvenil es una realidad y por más que la directiva intente ocultarla, se conoce que la plantilla no está al día en sus pagos y hay varios que se quejan.

El último ‘pito’ en el equipo de Sangolquí es la salida sorpresiva del preparador físico Marco Zapata, quien fue despedido ‘por decir la verdad’ de los impagos.

Según relató a EXTRA Zapata, cuando se disponía a entrenar con el equipo hace dos semanas varios jugadores se resistieron a iniciar el trabajo. Entonces un periodista se acercó al preparador físico para preguntar qué sucedía, él le contó que en la plantilla había malestar y que no querían practicar porque anímicamente estaban mal, ya que no les pagan.

Esas declaraciones le costaron el puesto al preparador. En un audio al que tuvo acceso EXTRA, José Mantilla presidente del club, le dice a Zapata que el despido se debe a ese diálogo con el periodista. “Es para hacerte el finiquito por la declaraciones que hiciste. Jorge (Guerrero) está enojadísimo y ya no quiere que sigas”, le manifestó antes de iniciar las negociaciones de salida.

El directivo, mano derecha del empresario Jorge Guerrero, intentó terminar el vínculo, pero sin cancelar la deuda con el preparador físico. “Ahora no tenemos dinero para pagarte, pero yo te entrego el finiquito”, le dijo en la reunión entre ambos el jueves 2 de noviembre. A pesar de las condiciones, en primera instancia Zapata aceptó recibir un cheque para ser cobrado en un mes, pero luego Mantilla tampoco le entregó ese cheque por lo que el profesional se negó definitivamente a firmar.

A Zapata le adeudan 6.400 dólares, correspondientes a cuatro meses y, curiosamente, en el acta de finiquito que intentaron que firmara figura como presidente Pedro Cevallos M, por lo que ahora Zapata no sabe bien a quien reclamar. Mantilla le manifestó que “si no hay plata, demande no más a la Federación”, sin embargo él no descarta un arreglo fuera de esa instancia.

Lo único que pide el entrenador es que no se hable mal de su trabajo, pues el mismo Mantilla explicó a los medios que su salida se venía pensando desde hace tiempo, porque Zapata no era del grupo de trabajo de los Asad, contradiciendo lo manifestado al entrenador.

“Si es que ellos querían a otro, porque no lo buscaron desde el principio. Yo solo quiero que no se desprestigie mi trabajo”, reclama.