Exclusivo
Deportes

Diego Garay: "El 'Beto' me dijo que Guayaquil era como Miami"

El exvolante argentino, que en 2003 tuvo un paso por Barcelona, recordó cómo Carlos Alfaro Moreno lo convenció para llegar al cuadro canario

Diego Garay
El exvolante argentino, Diego Garay, jugó en Barcelona por seis meses en 2003.El Periódico

Diego Garay apenas jugó seis meses en Barcelona, pero el argentino es recordado hasta ahora como uno de los mejores volantes que pasó por el cuadro canario.

Hace 17 años, Garay se puso la camiseta del Ídolo, luego del pedido que le hizo Carlos Alfaro Moreno, actual presidente de los toreros, quien en ese tiempo cumplía con un cargo administrativo en el club.

Desde su natal Córdoba, el exvolante gaucho le contó a Extra que aún recuerda su paso por el elenco canario y que siempre quiso quedarse, pero por decisión de los dueños de su pase tuvo que regresar a México

Solo jugó seis meses en Barcelona, pero la hinchada aún lo recuerda. ¿Cómo toma eso?

Fue una experiencia muy linda haber llegado a uno de los grandes de Ecuador y de Sudamérica. Me gustó mucho lo que viví allá, lástima que no me pude quedar por más tiempo.

¿Cómo se dio su vinculación con el club amarillo?

Todo se dio por el Beto. Él me contactó, me habló del equipo que habían formado, para pelear la segunda etapa del campeonato, de las chances de jugar al año siguiente Copa Libertadores y eso me enganchó.

¿Alfaro tuvo que insistir para convencerlo?

La verdad que no, porque además del proyecto deportivo, me pintó que Guayaquil era muy parecida a Miami y como nunca antes había estado allá le creí enseguidad (risas).

¿Se decepcionó al llegar?

No te voy a mentir, tenía otra expectativa de la ciudad, antes de llegar me la imaginaba como el Beto me la había pintado (risas). Como no había mucho internet en ese tiempo, no lo pude comprobra antes de llegar. Pero una vez en Guayaquil empecé a conocer la ciudad y me gustó mucho.

¿Qué recuerda de Guayaquil?

Recuerdo mucho el Malecón, un sitio muy lindo. De ahí más lo recuerdo por la comida y la cercanía a las playas. En los ratos que había la oportunidad trataba de ir a Salinas, una playa muy hermosa.

Ya en el plano futbolístico, ¿cuáles fueron los momentos más importantes con Barcelona?

Todos esos seis meses que estuve en el equipo fueron intensos. La meta era ganar la etapa, lamentablemente no se pudo, pero desde que llegué todo fue exigencia.

¿Cuál es el partido que más recuerda?

Los que más recuerdo son tres: mi debut en Quito, ante Deportivo Quito. El Clásico del Astillero que ganamos 3-0, ese día pude anotar y un partido ante Liga de Quito, en Casa Blanca (21 de septiembre), que lo tuvimos para ganar, pero que terminó igualado sin goles.

¿Por qué no pudieron ganarle a Liga?

Ese día hicimos un partido muy bueno, pero Liga nos marcó muy bien. Lo que más lamento fue que tuve la oportunidad de anotar y fallé. Hasta ahora me duele no haber marcado, ya que con ese gol hubiéramos ganado y cambiado la historia, pues en ese tiempo Barcelona llevaba mucho tiempo sin ganar en ese estadio (22 años).

¿A qué jugadores recuerda de Barcelona?

A casi todos. Me acuerdo mucho de José Francisco Cevallos, Iván Hurtado, un jugadorazo. Nicolás Asensio, a mis compatriotas, Rubén Capria, Rodolfo Graieb y a Edwin Tenorio. A este último lo recuerdo mucho por su entrega y despliegue físico en el medio campo, era un crack.

¿Por qué no se pudo dar su continuidad en el equipo?

Los dueños de mi pase eran los del Querétaro. Cuando llegué a Barcelona firmé por un año, pero había una cláusula de salida en caso de compra de mi pase. Eso sucedió, me compraron y me tuve que ir en 2004.

Luego de salir de Barcelona, seguía pendiente del equipo?

Sí, siempre. Incluso hasta ahora lo hago. Pude ver la campaña que hicieron este año en la Libertadores, lamentable que no le fue tan bien.

¿Se identifica con algún jugador actual del Ídolo?

Con el Kitu Díaz puede ser. Es un jugador muy talentoso, que siempre trata de dar un buen pase, tener la pelota en sus pies, hacer una finta. Con él me identifico mucho.

Se retiró a los 31 años, ¿por qué a esa edad?

Ya venía arrastrando una fuerte lesión de rodilla. Y en 2007 ya no daba más la rodilla, así que decidí parar.

¿Luego de su retiro seguió vinculado al fútbol?

Me alejé casi por completo. Estuve un par de años ayudando en las formativas de Talleres de Córdoba, pero de ahí he incursionado en otras actividades.

¿Cómo cuáles?

Estuve trabajando en un negocio de pinturas, hasta hace dos años y desde ese tiempo acá estoy laborando en el Municipio de Córdoba (Argentina), en el área administrativa.

¿Sufrió con el partido entre Argentina vs. Ecuador?

¡Uff! Mucho... Ecuador tiene una gran selección, chicos muy rápidos, con buena técnica. Por suerte pudimos ganar.

TE RECOMENDAMOS