Exclusivo
Deportes

Luis Luna: “En casa saldremos a matar”

El goleador cetáceo en la primera final confía en llevarse el título y está convencido de que mantendrán al Bombillo en su arco. “Nos dejaremos la vida”, asegura.

Foto de Sistema Granasa
El Samurai cree que tienen calidad para poder dar vuelta a la llave.Miguel Canales / Extra

El gol no es su carta de presentación. Usualmente su trabajo consiste en destruir y comandar desde la media cancha. Sin embargo, cuando se trata de Emelec, Luis Luna ha tenido la dicha de entonar el grito más bello del deporte, como el pasado miércoles, cuando marcó los dos goles cetáceo que aún dan vida al elenco de Manta.

Al llegar al hotel tras el cotejo vio en reiterados resúmenes sus dianas en el estadio Capwell. Entusiasmado por su aporte, pero sincero con el panorama, recibió a EXTRA en la habitación que compartió con Carlos Garcés. Atendió a este periódico para hablar de lo que vaticinan en el choque de vuelta en Manta, en el que asegura que saldrán “a matar”.

¿Cómo vivió la primera final?

Fue muy emocionante, como lo imaginábamos. Muy reñida. Es una final y hay que correr, meter... Por ahí, por errores nuestros perdemos el partido y creo que eso no puede volver a pasar. Hay que corregir en estos dos días que quedan para la vuelta.

Su segundo gol fue clave para mantener esperanzas. ¿Qué fue lo primero que pensó?

Lo primero, en Dios. Le venía pidiendo que me regale unos goles y lo más bonito fue hacerlo en este partido. Por ahí no fue lo que se esperaba por la victoria abultada, pero como dice, el gol sirve para seguir soñando en que lo podemos cerrar en nuestra casa. Esperemos que sea así.

¿Cómo cayó su anotación en el camerino?

Generó motivación porque nos dio esperanza, definitivamente. Como se dijo en el camerino, vamos a salir a matar el domingo, a eso nos aferramos para seguir en pie.

Emelec no les había ganado en todo el año, ¿qué los complicó?

Creo que si recordamos partidos atrás, veníamos sumando errores y ayer se reflejó de nuevo. Sus goles (de Emelec) llegaron más por fallas nuestras que por virtudes del rival. No puede suceder lo mismo el domingo en Manta.

¿Cree que merecieron algo más y no fue un resultado justo?

Te soy sincero, por ahí no creamos muchas opciones de gol y Emelec sí. Pero final es final y no se puede decir si la mereces o no. En estos partidos la diferencia la marcan los goles, e Emelec hizo cuatro y nosotros dos, que son nuestra esperanza.

Se dice que hay goles psicológicos. ¿Cuál fue el que más le golpeó?

Dolió el 3-1 porque perdemos la marca, o el 4-1 con ese rebote. Pero, insisto, mi segundo gol nos devolvió la vida y nos vamos a aferrar a eso. Queremos pelear hasta las últimas posibilidades, cerrar con nuestra hinchada y familia. Si me pones a elegir qué resultado es mejor, obvio prefiero el 2-1 que el 4-2. Ese marcador nos dejaba con más vida, pero aún la mantenemos.

¿Soñó alguna vez hacer tantos goles a Emelec (le ha anotado tres)?

La verdad, no. Uno trabaja para darle lo mejor a su equipo, pero cuando marco le agradezco a Dios, más aún si sirve para ayudar al equipo. Le agradezco a Dios que me regaló estos dos goles, y ahora estos días vamos a trabajar y a recuperarnos. Ojalá el domingo pueda darme otro.

¿Influyó el contexto de jugar en un estadio con esa hinchada?

Cada uno se hace fuerte en su casa y Emelec juega muy bien al fútbol. Sobre todo en su cancha y con su hinchada, pero nosotros tenemos una buena marca en Manta. En nuestro estadio estamos invictos y queremos mantenerlo, con la idea de salir a proponer y hacer respetar la condición de local que tendremos.

¿Qué va a necesitar Delfín para dar vuelta a esta final?

Precisamente, dos goles (ríe). Creo, o estoy convencido, que el día domingo lo vamos a meter en un arco a Emelec y estoy confiado que vamos a poder dar vuelta el resultado.

Luis Luna y Fernando Gaibor. Tuvieron un gran duelo.

Sí, por ahí hubo algunos encontrones, pero eso queda en la cancha. Por encima está la amistad. En realidad me llevo muy bien con Fernando, hicimos las inferiores en Emelec juntos y hasta ahora hablamos. Sé que él es quien mueve al equipo y por ahí tenemos que tomar las debidas precauciones. No solo hago el trabajo de marcar, sino darle fluidez al equipo. Él me marcaba y yo a él, eso hay que rescatarlo. Ellos sabían nuestras características y fue un duelo muy bonito. Esperemos que el del domingo lo gane yo.

¿Se dan por bien servidos con el vicecampeonato?

Te soy realista, nunca pensamos llegar a estas instancias. Nos planteamos una copa internacional (clasificaron a Copa Libertadores por primera vez en su historia). A eso le sumamos una final y si la ganamos será algo histórico para el equipo, la provincia y la ciudad. Si Dios nos trajo hasta acá es por algo y hay que agradecerlo. Pero el día domingo daremos todo.

¿Cómo va su contrato con el club manabita?

Tengo dos años más en el club, pero sé que han llegado ofertas a la dirigencia y que están manejando esa parte. Habrá que conversar una vez que termine la temporada.

¿Si tiene que salir, prefiere el exterior o un club local?

Donde Dios me ponga y mi familia esté cómoda. Si hay una oportunidad de salir lo haré encantado, pero hay que esperar. Jugar la Copa con Delfín también sería bueno.