Exclusivo
Deportes

El Nacho sigue hundiéndose

La situación de El Nacional parece no tener solución. El cuadro criollo volvió a perder, esta vez en su casa, frente a Técnico Universitario, por 2-1.

NACIONAL VS TECNICO
Partido de El Nacional frente a Técnico Universitario.Angelo Chamba / Extra

La situación de El Nacional parece no tener solución. El cuadro criollo volvió a perder, esta vez en su casa, frente a Técnico Universitario, por 2-1.

Ambos clubes se disputaban el penúltimo lugar de la tabla de posiciones y, el que perdiera, tenía que pagar la multa por la zona de descenso. Ahora, los militares no solo que afrontan una de sus peores crisis futbolísticas, sino que el ámbito económico también es un problema.

El Nacional tuvo un respiro cuando, a los 6 minutos, se adelantó en el marcador. Ángel Gracia cobró un tiro penal y dio una victoria parcial a su equipo. Y un poco antes de que finalice el primer tiempo, Javier Quiñónez anotó, pero en su propia puerta, dando un resultado parcial igualado a un gol por bando.

Técnico Universitario decidió volcarse al ataque en la etapa complementaria. Y sin tener mucho más que ofrecer, causó varios sustos a su rival.

A los 62 minutos, Jefferson Steven Caicedo puso la segunda para su equipo que, al final, sentenció el resultado por 2-1.

Pocos hinchas militares asistieron al estadio Atahualpa para presenciar este cotejo. Pero la misma fanaticada criolla mostró su descontento con la situación del Bitri que, con este resultado, sumó su undécimo partido consecutivo sin conocer la victoria.

Horas antes del arranque del cotejo, miembros de la Marea Roja, la barra organizada de El Nacional, realizaron un plantón en los exteriores del Atahualpa para exigir la renuncia del presidente del club, el general Tito Manjarrez.

Esto a modo de crítica ante la mala campaña que el club criollo ha presentado esta temporada. Resultado de esta racha negativa es la posición alcanzada por los militares, que ocupan el penúltimo lugar de la clasificación en la segunda etapa.

La hinchada de El Nacional perdió la paciencia y, cuando el partido finalizó, irrumpió en la cancha del Atahualpa para tratar de agredir a los jugadores del club.

La Policía Nacional controló la situación, pero más de un aficionado resultó lastimado y, de hecho, la ambulancia se llevó a un hincha que ingresó al terreno de juego.