Exclusivo
Deportes

Juan Carlos Burbano: "Nunca olvidaremos haber derrotado por primera vez a Brasil"

El exvolante recordó el triunfo histórico que Ecuador logró ante la 'canarinha', hace 20 años, en las eliminatorias. 

Juan Carlos Burbano
Juan Carlos Burbano recuerda lo que se vivió antes, durante y después del primer triunfo ante Brasil.EXTRA

El 28 de marzo de 2001 es una fecha imborrable para el fútbol ecuatoriano y también para los jugadores nacionales. Ese día, hicieron historia al ganar por primera vez a Brasil en unas eliminatorias mundialistas.

Han pasado 20 años de aquel triunfo y Juan Carlos Burbano, uno de los titulares de ese encuentro, aún recuerda aquella hazaña, como si hubiera sido ayer.

El exvolante confesó que aún se le eriza la piel cada vez que ve una foto o video de ese partido. Burbano le contó a EXTRA lo que vivió antes, durante y después de haber derrotado a la canarinha, que estaba conformada por jugadores de la talla de Vampeta, Rivaldo, Romario, Ronaldinho, entre otros.

Barcelona pudo empatar a Independiente del Valle.

¡Barcelona rescata un empate frente a Independiente del Valle!

Leer más

¿QUÉ RECUERDA DE ESE PARTIDO?

Aún tengo claro en mi memoria el momento exacto en el que íbamos en el bus y durante todo el trayecto, cientos de personas nos saludaban. Veíamos rostros alegres, que presagiaban que esa tarde se iba a dar algo histórico. Una vez que llegamos al estadio, vimos a todo el Atahualpa pintado de amarillo, azul y rojo. Aún puedo escuchar el aliento de la gente. Es algo emocionante.

¿IMAGINARON QUE LE GANARÍAN A BRASIL?

La verdad que no. Obviamente Brasil era la selección favorita. Ellos habían llegado a Quito con sus mejores figuras. Nosotros veníamos haciendo una buena campaña en las eliminatorias y pese a que fuimos locales, teníamos un historial de derrotas, ante ellos, que nos jugaba en contra.

¿ENTRARON NERVIOSOS A LA CANCHA?

Siempre hay nervios. Antes de cada partido se sienten emociones distintas, pero depende de cada uno canalizarlas. En lo personal sentía mucha adrenalina al inicio, pero con el pasar de los minutos fui controlándome y pude cumplir con las disposiciones del (Hernán Darío) Bolillo Gómez.

burbano4
Juan Carlos Burbano (i) fue parte de la selección ecuatoriana, que clasificó por primera vez a un Mundial.Archivo

¿CÓMO HICIERON PARA MARCAR EL GOL?

El Bolillo jugó un papel importante en el entretiempo. Mientras estábamos en el camerino, el profe nos repeló. Nos pidió que manejemos mejor la ansiedad. Recuerdo que tomó un papel higiénico y nos dijo que el que esté con miedo y lo necesite que se quede en el camerino (risas).

¿SIRVIÓ LA MOTIVACIÓN?

Claro, luego de eso salimos con una mejor propuesta. Solo nos bastaron tres minutos del segundo tiempo para marcar el gol. El ‘flaco’ Jaime Iván Kaviedes fue el primero que salió motivado. Creyó en él mismo, por eso se mandó esa jugada previa al gol. (El Nine ingresó al área y tras dejar en el camino a varios brasileños envió un centro para Agustín Delgado)

¿A QUIÉN MARCÓ ESE DÍA?

No tuve que marcar a alguien en particular, pues la disposición del Bolillo fue de seguir a cualquiera que se moviera por nuestra zona. Con Edwin Tenorio nos relevamos en algunas ocasiones. Recuerdo que varias veces me barrí para quitarle el balón a Vampeta. En otra oportunidad marqué a Rivaldo y Ronaldinho, quienes eran los que más se movían por nuestro sector.

¿HUBO ALGO QUE LO SACÓ DEL PARTIDO?

. Se dio en un tiro libre a favor nuestro, me pidieron que me pusiera en la barrera de Brasil. Al principio no me había dado cuenta, pero estaba junto a Romario. Lo empecé a ver de pies a cabeza y no lo podía creer que estaba al lado de uno de los mejores jugadores del mundo. Estaba junto a alguien que solo lo veías en televisión. Pero luego de eso me volví a concentrar en lo mío.

Luis Amarilla

Luis Amarilla: “Sería lindo marcar en el debut”

Leer más

¿PUDO INTERCAMBIAR CAMISETA CON ALGUIEN?

Cuando acabó el partido le hice gestos a Euler (delantero) para intercambiar las camisetas, pero se fue de largo, se lo veía muy enojado. La verdad que no volví a insistir y me fui con la satisfacción de que ese día hicimos historia.