Exclusivo
Deportes

¡Perdón de escándalo!

Mucha gente se fue contra Renato Ibarra, cuando lo escucharon pedir perdón por su error que lo llevó a la cárcel.

Renato Ibarra le están dando como a ‘bombo en desfile’. Su anuncio del sábado por redes sociales de que no quiere saber nada de gritos, insultos y golpes a las mujeres, levanta polvo en México. ¿Por qué? Pues allá lo consideran un ‘golpeador’, luego de lo ocurrido con su esposa Lucely Chalá, el pasado 5 de marzo.

“Soy Renato Ibarra y quiero expresarle a Lucely mis más sinceras disculpas por lo que pasó aquella noche, en la que hubo una discusión verbal, mas no una agresión física. Estoy totalmente arrepentido de lo que pasó ese día y quiero pedirles, de todo corazón, una segunda oportunidad. Como ustedes saben bien, y como me he manejado en la cancha, no he sido un tipo violento. Voy a trabajar para buscar ayuda y mejorar como persona. Voy a trabajar en pro de las mujeres para que sus derechos sean respetados”, afirmó el futbolista ecuatoriano en el video que subió a Instagram.

LE CAYERON

Y tras las disculpas de Ibarra aparecieron los comentarios de mucha gente que no le cree y hasta lo comparan con otros personajes involucrados en hechos fuera de la ley.

“Es como si Maradona realizara una campaña contra las drogas”, anotó @vili1214.

“Que el @CONAPRED lo invite a un foro sobre violencia doméstica”, señaló @abner_avner.

¿Y el Chapo Guzmán realizará una campaña contra las drogas y la violencia?, se preguntó Gregorio Sanz.

“Es como si América hiciera una campaña de cómo ganar títulos sin ayuda arbitral. Tendría la misma credibilidad”, posteó @armandmanhattan.

“Qué sigue... Niurka hablando de decencia y moralidad”, señaló @AlbertProject36.

LE SALIÓ CARO EL 'CHISTE'’

El delantero del América y de la selección ecuatoriana promete no volver a faltarle el respeto a las damas. Solo pide una nueva oportunidad para demostrar que ha cambiado como persona. Y mientras las autoridades analizan su caso, el jugador, de 29 años, no podrá salir de México durante seis meses.

“La jueza que tenía el caso lo vinculó al proceso solo por el delito de violencia intrafamiliar y no por tentativa de femicidio ni tampoco por tentativa de aborto forzado que le imputó la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México.

Para dejarlo libre, las autoridades lo obligaron a buscar una institución privada para tomar un curso de 40 horas donde le enseñen a ‘comportarse bonito’.

Además, tuvo que reparar el daño con un monto económico, no frecuentar a su esposa Lucely Chalá, abandonar el domicilio conyugal y no acercarse a la víctima en los próximos 6 meses (hasta septiembre), plazo por el que se extendió dicha suspensión del proceso.

En seis meses se realizará una nueva audiencia para verificar el cumplimiento de las medidas cautelares y en caso de que el futbolista lo haya hecho, el proceso se suspenderá definitivamente. Si es lo contrario, Renato regresará a prisión.

SALVADO POR LA 'DOÑA'

Ibarra estaba ‘liquidado’ por la denuncia de maltrato psicológico y físico que hizo Lucely Chalá. Un video publicado por el periodista mexicano Carlos Rodríguez, donde se observaba la pelea entre Renato Ibarra y Lucely Chalá aumentó la calentura del tema, que hasta sacó a la calle a un grupo de mujeres que se identificaban como defensoras de las maltratadas.

Pero después de 7 días, la mujer se arrepintió de la denuncia en contra de su esposo y se hizo la desentendida. Negó haber sido golpeada. Y eso le sirvió al jugador para recuperar la libertad y abandonar la prisión.

ESTÁ POR VOLVER

Por el incidente con su esposa y su cuñada, Renato Ibarra se quedó en el aire. El América lo separó de su plantilla el 12 de marzo. Durante el estado de confinamiento por la pandemia, Ibarra pasó ‘camellando’ en casa por su cuenta. Hasta se habló de que llegaría al Barcelona de Ecuador, aprovechando que se quedaba sin trabajo en México.

Pero el equipo ‘americanista’ retrocedió y lo integró nuevamente. Pese a que América no hace público el reintegro, Ibarra ‘soltó la lengua’ y dijo que está feliz por la nueva oportunidad que le brindan los directivos.

“Significa mucho, porque la verdad es importante para mí seguir en América. Tengo 29 años y firmé la renovación, pueden ser mis mejores años que están por venir”, declaró. Habrá que esperar. Arrepentido está, al menos de palabra... hay que verlo en acción.

Así ocurrió la pelea

Pidió disculpas en un video

La noche de 5 de marzo, policías van al auxilio de Lucely Chalá, quien acusó a Renato de violencia doméstica.

‘Nones’ dijo Renato

El jugador negó las agresiones a su esposa, a través de sus redes sociales: “Jamás le pondría una mano encima a ninguna mujer”, escribió.

Hospitalizada

La esposa del futbolista fue trasladada a un hospital, en donde habría tenido riesgo de aborto por el maltrato recibido.

Al ‘tarro’

Ambas partes rindieron su declaración el sábado 7 de marzo. Ibarra fue trasladado al Reclusorio Oriente.

Acusación

El domingo 8 de marzo el seleccionado ecuatoriano recibió cargos de violencia intrafamiliar, tentativas de femicidio y de aborto.

Los videos

Después de más de tres días el periodista Carlos Jiménez mostró supuestos diálogos entre Ibarra y Chalá, en los cuales se incluyen agresiones verbales.

Esposa lo hunde

Desde el hospital, la mujer hizo un llamado a las maltratadas a no quedarse calladas.

‘Reculó’

El 12 de marzo Lucely Chalá se retracta y niega agresiones de su esposo en la segunda audiencia. Ibarra no pudo ser vinculado a un proceso y se fue a casa.

Lo despiden

En medio de la serie de procesos legales, el Club América se pronunció al respecto y señaló que el jugador fue separado de forma definitiva del plantel.

Vuelve

Pese a que América no lo hace oficial, el jugador anunció que firmó su retorno al club.

Para dejar la cárcel, Ibarra tuvo que pagarle el alquiler de un departamento a su esposa Lucely Chalá. Ahora dice que luchará por los derechos de las mujeres. Le dieron duro por eso. No puede salir de México.

Renato Ibarra

inició su carrera futbolística en El Nacional, equipo con el que debutó profesionalmente el 17 de mayo de 2009.

Otros bravitos del fútbol

Diego Armando Maradona le pegó a Rocío Oliva cuando vivían en Emiratos. Y tras acusarla de robo, la hizo detener.

El futbolista colombiano Pablo Armero agredió a su pareja en un hotel de Miami y le arrancó el cabello.

Oscar Pistorius, atleta paralímpico, disparó a su pareja Reeva Steenkamp y la asesinó. Recibió 15 años de cárcel.

Armando Paredes ingresó a una discoteca y tras insultar a su expareja, la amenazó con meterle un botellazo.

El boxeador Carlos Monzón arrojó a su esposa por un balcón y ella falleció de manera instantánea.

Mike Tyson, la leyenda del pugilismo, estuvo seis años en prisión por golpear y abusar sexualmente de una joven de 18 años.

TE RECOMENDAMOS