Exclusivo
Deportes

La tecnología llegó al arbitraje en el fútbol y también falló

El árbitro Viktor Kassai utilizó los monitores para señalar un penal en el partido entre Atlético Nacional de Colombia y el Kashima de Japón.

Referee Viktor Kassai references a video replay before his decision to award a penalty
El árbitro Victor Kassai revisa los monitores para tomar una decisión.Reuters

El encuentro disputado entre Atlético Nacional y el Kashima japonés la madrugada de este miércoles 14 de diciembre, por las semifinales del Mundial de Clubes que se desarrolla en Japón, pasará a la historia por ser el primero con tecnología en las decisiones de los árbitros. El reconocido colegiado europeo, Viktor Kassai, tuvo la ayuda de los monitores para señalar un penal decisivo, pero erró.

La decisión estuvo envuelta en polémica. Ni siquiera la tecnología ayudó, ya que si bien el colegiado acertó pitando la falta de Berrío a Nishi, este último se encontraba en posición adelantada, por lo que nunca debió cobrarse. La primera decisión en la que la tecnología intervino fue un despropósito, en la que los errores se sucedieron.

Más allá del conjunto japonés, que salió beneficiado, nadie parece haber quedado contento. Tampoco los espectadores, que han criticado con dureza la acción. El árbitro dejó seguir la jugada, producida en el minuto 28 de partido, y hasta que la acción no terminó en un saque de banda, en el minuto 29, los árbitros asistentes no avisaron a Kassai.

Ahí comenzó la polémica. Primero, el colegiado se mantuvo en el centro de la cancha, escuchando las indicaciones de sus asistentes por el radio transmisor. 34 segundos de conversación, hasta que en el minuto 29:35 se dirigió a un monitor situado en la banda para observar la repetición.

Tras unos segundos, en el minuto 30:05 hizo sonar su silbato y señaló la pena máxima, envuelta en polémica y reclamos de los colombianos del Atlético Nacional. Es cierto que Berrío zancadillea al jugador nipón, pero este se encontraba en situación antirreglamentaria, por lo que la jugada debería haberse invalidado.

El árbitro se centró únicamente en la falta, señaló el penal y los japoneses se adelantaron en el marcador con el primer gol del encuentro, que a la postre finalizó con goleada local (3-0) ante el campeón de América. Eso sí, pasaron 3:44 minutos desde que se cometió la falta hasta que se lanzó un penalti que nunca debió ser cobrado.

Es decir, incluso con la tecnología y la demora, los árbitros también fallan. Lo peor para ellos es que ahora, además, no podrán decir aquello de “es muy difícil, tenemos que decidir en segundos”.