Exclusivo
Farándula

¡El 2020 le dio un respiro a los realities!

Exparticipantes de realities piensan que estos programas concursos deberían volver con ideas frescas y renovadas...

realities
Edder Calderón, Michela Pincay y Emilio Pinargote.Archivo

Llegaron a la televisión ecuatoriana en la década de los noventa posicionándose en la mente del público. Despertaron el cariño y las críticas de los televidentes.

Los realities o programas concursos acapararon la atención de la farándula, productos e inversionistas, quienes apostaron por este formato que hoy, después de 30 años de robarse los primeros puestos de sintonía y de generar los nuevos talentos de la TV, se terminaron...

RELACIONADAS

El Gran Hermano, Combate, Calle 7, Baila La Noche, Bailando por un sueño, Megamatch, BLN La Competencia, fueron algunos de estos concursos televisivos que se volvieron repetitivos con el paso de los años. Y ya no están más en la TV. Con ello viene una interrogante: ¿murieron los realities?

Emilio Pinargote, quien fue animador de Calle 7 en 2017, cree que todo es parte de un proceso y que la TV cambia constantemente. “Estamos en el momento de lo digital. Debemos avanzar con el mundo, adaptarnos, mutar y ser una especie de camaleón en la que tenemos que acostumbrarnos nosotros y al público a ir a donde vaya la tendencia”.

Deberían volver

La presentadora Michela Pincay participó en el desaparecido reality ‘Combate’, hace 10 años. Explica que, aunque ya no existen estos programas, aún hay personas que los siguen consumiendo de forma digital.

“Los realities, obviamente, han muerto. En su momento se los saturó mucho y ese fue un problema. Esto no quiere decir que no se puedan reinventar y volver a surgir”, precisa.

Según ella, es indudable que la gente les daba mucho rating, “los querían ver y se involucraban un montón con los casos, las situaciones o los que les pasaba a cada uno de los competidores. Muestra de ello es que, en redes sociales, los más seguidos son los chicos que han estado en estos programas”, comenta Pincay.

La también empresaria rescata que la salida de estos programas sirvió para “refrescar a las personas”, pues llega “un momento en el que la gente se pudo cansar”.

LOS EXTRAÑAN

Para Edder Calderón, quien participó en el programa Calle 7, los realities no han muerto, pues siguen presentes en el corazón de los ecuatorianos.

Su amor por este tipo de formato concurso hizo que durante la pandemia viajara a varios cantones del Ecuador y le preguntara a las personas si extrañaban los realities. “El 9 por ciento me dijo que sí y que les gustaría que haya un programa parecido donde la competencia sea extrema”.

Según el expresentador, la diferencia del reality al que perteneció con los otros era abismal, pues los modernos se dedicaron a generar más polémica y no a competir.