Exclusivo
Cine

Actriz Olivia de Havilland falleció en Francia a los 104 años

Su representante informó que murió por causas naturales dormida en su cama en París, ciudad en donde vivía desde hace 60 años. 

olivia
La artista era la única sobreviviente del reparto de la película ‘Lo que el viento se llevó’.Internet

La actriz Olivia de Havilland, reconocida por ser una artista del Hollywood clásico, falleció a los 104 años en Francia este domingo 26 de julio de 2020. La artista vivía en París desde hace 60 años.

Lisa Goldberg, quien era su representante, fue la encargada de dar a conocer la noticia y aseguró que murió en su cama “en paz y mientras dormía”. La actriz nació el 1 de julio de 1916 en Tokio, pero tenía ascendencia estadounidense y británica.

Según medios internacionales, es reconocida por haber sido la protagonista de películas como ‘La vida íntima de Julia Norris’, que se estrenó en 1946, la cual le hicieron ganadora a un premio Óscar como ‘Mejor actriz’. El mismo reconocimiento lo recibió en 1949 tras su participación en la cinta ‘La heredera’.

Havilland era además la única actriz viva del reparto original del largometraje ‘Lo que el viento se llevó’ y fue conocida mundialmente no solo por su talento, sino también por la lucha que emprendió en contra de los estudios de cine, pues deseaba que estos mejoraran las condiciones laborales de los artistas.

‘Las aventuras de Robin Hood’ es otro de los clásicos en los que su nombre fue parte, en dicha cinta participó junto al actor Errol Flynn en 1938. Su carrera comenzó en la década de los 30 después de haber estudiado artes en California y fue Max Reinhardt, quien la llevó del teatro a la gran pantalla.

Havilland era también conocida por la rivalidad que tuvo con su hermana, la también artista Joan Fontaine, con quien dejó de hablar en la década de los 70 y que jamás limaron asperezas hasta la muerte de esta última en 2013. Havilland decidió utilizar su apellido materno para que no la relacionarán con Fontaine, refieren medios especializados.

TE RECOMENDAMOS