Exclusivo
Farándula

¡Héctor Lavoe, un legado que no muere!

McBrian Gibson es uno de los cantantes dispuestos a 'heredar' ese papel que, anunció Freddy Barberán, el Lavoe ecuatoriano, ya no quiere más.

McBrian Lavoe
McBrian Gibson interpreta temas de Lavoe desde que era un 'carajito' (desde niño).Amelia Andrade

No es médico, es músico. Trata la tristeza con alegría, con sabor, con salsa... con el ritmo de Héctor Lavoe. A sus 26 años, McBrian Ramírez quiere asumir con responsabilidad el legado que dejará Freddy Barberán, conocido por años como el Héctor Lavoe ecuatoriano, como anunció EXTRA en un reportaje.

“Aquí estoy yo”, dice con respeto, al tiempo que asegura que “el legado de Lavoe sigue vigente”.

Por esas casualidades de la vida, el que Barberán ‘se bajara’ de un evento para el que había sido contratado, en el que se le rendiría homenaje al Rey de la Puntualidad, lo puso en la palestra de los salseros de Guayaquil.

El dueño del show no sabía qué hacer y buscó rápidamente por redes sociales a alguien que pudiera imitar a Lavoe.
Para entonces, McBrian Gibson, como le gusta que lo llamen, se había pegado ya sus ‘cantadas’ en la Carlos Alberto Salsoteca, de la Alborada, a donde había llegado como mesero, recogía las botellas, atendía y “me tocaba ‘pelarme el cuero’ (trabajar duro) para ganarme algo”, recuerda.
Alguien subió un video suyo a redes sociales y enseguida lo contactaron. Corría junio del 2018. Vestido de blanco completo desde los zapatos, y solo con un corbatín rojo como contraste, Héctor Lavoe saltó al ruedo del Cabo Rojeño, donde se daría el show.

¿Héctor Lavoe, el cantante fallecido hace 27 años? En realidad era McBrian Gibson, en su ‘otro yo’, el que lo ha puesto en boca de los salseros guayacos.

Ni bien llegaba, fotos, videítos y full salsa. La pegó.

“Es que desde ‘carajito’ (de niño) ya sabía que lo mío era cantar”, asegura este venezolano que llegó a Ecuador como miles de sus compatriotas lo han hecho: huyendo de la crisis económica que afecta a esa nación. Su idea era ir a Perú, pero al ver que en Guayaquil gusta mucho la música tropical, decidió quedarse.

Lleva tres años radicado en esta ciudad y pronto será padre de una niña ecuatoriana.

Tenía solo 15 años cuando comenzó a cantar y apuntalar su admiración por el Flaco de Oro. Pocos años después, cambió los estudios de medicina en la Universidad Francisco Miranda, en Caracas, por los de música. Además, tenía su propia banda de reggae y formó parte de algunas agrupaciones musicales. En esa época ya se sabía casi todas las canciones de Lavoe.

RELACIONADAS

Y ahora que Barberán se retira del personaje, McBrian Gibson cree que él puede ser el heredero de ese legado. “Me siento identificado con la fuerza de su música. Es bonito ser Lavoe, que la gente te trate con cariño, con respeto”, expresa.

Además, “cantando como él he logrado mucho, en especial ayudar a mi familia enviándole dinero a Venezuela. Interpretarlo a él me ha dado mucho y yo quiero retribuírselo homenajeándolo con su música, promoviendo sus canciones, haciendo vivir cada día a Héctor Lavoe”.