¡Máximo Escaleras, con 'sabor’ a rocola!

Exclusivo
Farándula

¡Máximo Escaleras, con 'sabor’ a rocola!

El cantante manabita ‘sazona’ con música su restaurante 'Chulla Vida'

Máximo Escaleras
Máximo Escaleras, el cantante ha plasmado los nombres de sus éxitos musicales en cada uno de los platillos que ofrece Karina Defás 

Se define como una persona de 'buen diente'. Máximo Escaleras, el artista del pueblo, asegura que comer es lo único que le sale bien, si se trata de la cocina. Afirma que lo suyo es la música, con la que ha recorrido un largo camino y que le ha permitido realizar varios de sus sueños, entre ellos, emprender en un negocio gastronómico, en Quito.

“Hemos juntado dos artes: la gastronomía y la música”, cuenta el cantante nacido en Alamor, Loja, hace 57 años.

Como sus éxitos

Máximo comenta que las personas llegan de todas partes del país motivadas por la curiosidad de comer los platillos temáticos como la chanfaina chulla vida, una combinación de lomo, costillas, patitas y cuero, que es la más solicitada; al igual que el seco de chivo a la secretaria, nombrado así por la canción ‘La secretaria y el jefe’.

“Una de las novedades es la fritada fantástica, inspirada en ‘El auto fantástico’, que yo cantaba junto a mi hija Nathaly Silvana cuando estaba pequeñita”, declara Escaleras.

Otros platillos son el lomo a la cumbiambera, que se origina por el tema ‘La cumbiambera’; costilla quincena, que se la denomina así por la canción ‘La quincena’; y el seco de gallina estilo suegrita, debido al tema ‘Suegrita déjeme vivir’.

Fans eligieron el nombre

La idea, asegura Máximo, surgió a raíz de que su hija Mishell se graduara de chef y con su esposa Piedad Lasso, con quien está casado hace 35 años, decidieran apoyarla con un restaurante.

“Para ponerle el nombre recurrimos a las redes sociales y fueron los fans quienes eligieron que sea Chulla Vida, como una de mis canciones más populares”, comenta.

El artista ha plasmado el nombre de sus éxitos musicales en cada platillo que ofrece, tanto de la cocina ecuatoriana como al grill.

“La temática la hicimos juntos en familia. Tenemos la gastronomía de Loja por mí, de Ibarra por mi esposa Piedacita y de Quito por mis hijos Mishell, Cristopher y Nathaly Silvana”, añade.

Música y comida

Asegura que las ‘duras’ en la cocina son Mishell y Piedacita, pero en la parte musical lo es él.

“Cuando no estoy de gira yo me encargo de cantar y de compartir con los clientes. Si ando de viaje, lo hacen Cristopher y Nathaly”, explica el artista, quien cuenta con 400 canciones grabadas en sus 32 años de carrera musical.