Cartas al director: ¡Todo está por los techos!

Exclusivo
Opinión

Cartas al director: ¡Todo está por los techos!

Por los techos están los precios de las cosas. Todo sube y sube... menos los empleos, que bajan y bajan. ¿Gracias a qué? A los impuestos que, una y otra vez, el Gobierno insiste en aumentar para chupar plata de los ciudadanos. Y cuando pensábamos que no había nada más a que ponerle un impuesto, sale el trinomio Correa-Moreno-Glas con una nueva Ley de Plusvalía, ahora para llevarse 3 de cada 4 dólares de “ganancia” del dueño que vende un bien inmueble. No importa si es edificio, departamento, casita, terreno o finca. Grande, mediano o pequeño. El Estado cobra porque cobra. Pero 75% ya no es impuesto a la plusvalía, ¡sino una plusvalía de impuestos!

El problema es que también por los techos aparece la plata mal habida de funcionarios de Petroecuador, gracias a que en estos últimos diez años de correísmo ha habido cualquier cosa, menos fiscalización. Como ellos controlan a las autoridades, fiscales, jueces, cortes, asambleístas, tienen siempre al perro persiguiéndose su propia cola... ¡y nadie fiscaliza nada! Claro, la prensa podría investigar -y bien lo hizo con los papeles de Panamá-, pero en Ecuador ni medio habla y le cae encima a la Superintendencia de Comunicación.

En conclusión: los precios de las cosas están por los techos debido a impuestos del correísmo, que succiona plata para el Estado que a veces termina en los techos de funcionarios corruptos. ¡Necesitamos cambio! Cuando menos, merecemos asambleístas que cuiden el bolsillo ciudadano bajando impuestos para devolver dinero a las familias, y que fiscalicen la pillería, para que los recursos públicos no terminen en los tumbados de los sabidos, sino en obras y servicios para el pueblo.

Ab. Héctor Yépez Martínez