Exclusivo
Opinión

Cartas al director: 196 años de libertad

Guayaquil celebró, una vez más, un nuevo aniversario de su gesta libertaria del año 1820.

Guayaquil celebró, una vez más, un nuevo aniversario de su gesta libertaria del año 1820. Son 196 años de su emancipación política gestada en la “Fragua de Vulcano” por la decisión de sus propios hijos, hecho que nadie lo puede desconocer por ciego que sea. Desde Guayaquil la bandera azul y blanco trepó los Andes hasta llegar a las faldas del Pichincha el 24 de mayo de 1822 y declarar la independencia de España lo que hoy es Ecuador. Nuestra historia hay que conocerla, respetarla, venerarla y emularla para que nadie intente, a título de cualquier pretexto, tratar de aherrojar las libertades que nuestros antepasados las conquistaron con esfuerzo, con sangre y con pundonor. Guayaquil, la siempre pujante ciudad, nervio vital del Ecuador, junto con el amor a la libertad, sabe que su progreso es incontenible, así como conoce perfectamente bien que no habrá fuerza alguna que impida su progreso y atente contra su autonomía. Prueba de ello es que la Municipalidad porteña, en este año, como en todos los anteriores, junto con la alegría de las fiestas octubrinas inaugura obras de primera magnitud en beneficio de los más pobres. Y de la misma manera planifica lo que debe ser el Guayaquil del mañana. Prueba de ello es que alista la celebración de los 200 años de su emancipación política que es el 2020, fecha que “está a la vuelta de la esquina”, con obras que colocarán a nuestra ciudad en un sitio más destacado del que tiene hoy en el concierto mundial. (BLC)