Exclusivo
Opinión

Columnas: ¡Levantar al montuvio!

¡Entre nuestros diálogos con montuvios en la cuenca del río Guayas, el arrocero Luis Rosado, en Vinces, metió el dedo en la llaga.

¡Entre nuestros diálogos con montuvios en la cuenca del río Guayas, el arrocero Luis Rosado, en Vinces, metió el dedo en la llaga. “¿Cómo le pago a BAN Ecuador si salimos en contra, cuando por la saca de arroz nos pagan $ 24 en vez del precio oficial de $ 35,50?”, preguntó. Medio en broma, medio en serio, le respondí: “¡Páguele al banco con quintales de arroz a ver qué hacen!”.

Parece mentira: el Estado permite contrabando de arroz peruano e importación de azúcar colombiano, entre otras torpezas; con ello quiebra a nuestro agricultor y luego pretende mandarlo a la central de riesgos porque no puede pagar deudas. La culpa no es del campesino, sino de un Estado que mantiene al agro en el olvido.

A la par, Lenín Moreno plantea una “ley de reactivación económica”. Hay buenas noticias, como apoyar nuevos emprendimientos y eliminar el impuesto a tierras rurales, pero no se ve medidas claras para reactivar el campo, de donde cada vez se alejan más jóvenes por falta de oportunidades.

Cambiar ministros no basta, señor presidente. Debemos producir mejor y más barato para competir con Perú, Colombia y el resto del mundo. Para eso hay que invertir más en investigación en semillas, bajar el precio de insumos, permitir que se importe maquinaria usada en buen estado, dar crédito blando, intervenir la Unidad Nacional de Almacenamiento (UNA) para utilizar arroz y quinua depositados, garantizando espacio libre en época de cosecha.

Reactivar la economía exige más que “volver la mirada al campo”. El agro no necesita que lo miren, sino propuestas concretas para que nuestro montuvio produzca, compita, venda y prospere.