Desde la Redacción: Amnesia
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

Desde la Redacción: Amnesia

En el Ecuador, el olvido parece ser una práctica recurrente, seguido por el silencio y la impunidad que se genera cuando un caso de connotación nacional se difumina en el tiempo.

En el Ecuador, el olvido parece ser una práctica recurrente, seguido por el silencio y la impunidad que se genera cuando un caso de connotación nacional se difumina en el tiempo. Solo ha pasado una semana desde que siete delincuentes secuestraron a la familia de una ejecutiva bancaria, a quien obligaron a abrir la bóveda de una agencia en Manta para llevarse más de un millón de dólares. Lo único que se supo días después fue que tres personas habían sido detenidas para investigaciones, pero fueron liberadas por falta de pruebas, así que el caso está en veremos. Luego vinieron la posesión del nuevo vicepresidente y la gran revelación de un narco colombiano de que Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán tenía nexos en Ecuador y Colombia para el tráfico de drogas, noticia que ya se sabía desde hace años, cuando la Policía encontraba avionetas abandonadas llenas de coca y dinero en sitios clandestinos. Para entonces ya se hablaba de la presencia de carteles mexicanos en el país, sin que se sepa en qué quedaron esas investigaciones. Hace unos meses también salió a la luz que militares ecuatorianos estaban implicados en la venta de municiones al grupo de disidentes liderados por Guacho, responsable de acabar con las vidas de militares, de tres periodistas y de una pareja de civiles. Eso sin contar con la captura de dos uniformados que ingresaron una tonelada droga a una base militar y de lo cual poco se conoce. Como ven, las autoridades todavía tienen cuentas pendientes con la sociedad, así que ojalá no nos gane la indiferencia, porque aquí, la amnesia es casi un deporte nacional.