Exclusivo
Opinión

Desde la redacción: María tiene alas para volar

Son tiempos de efervescencia política, de agobiante crisis económica, de olvidos y temblores. María no puede moverse, está rodeada de tubos y mangueras en un hospital sin saber lo que le pasó, preguntándose tantas cosas que aún no tienen respuesta.

Imagen jmy

Son tiempos de efervescencia política, de agobiante crisis económica, de olvidos y temblores. María no puede moverse, está rodeada de tubos y mangueras en un hospital sin saber lo que le pasó, preguntándose tantas cosas que aún no tienen respuesta. Porque la verdad dolerá más que cuando perdió sus piernas entre dos carros que chocaron confusamente en la avenida Samborondón. Su familia agoniza también al no poder explicarle que su vida no volverá a ser la misma, que le arrancaron su rutina de un solo tajo aquel fatídico miércoles de septiembre. Han pasado días de incertidumbre, de rabia, de miedo, mientras el Ecuador entero se consume en una vorágine electoral ahogado por las deudas, desesperado porque los negocios quiebran, pero aquí no pasa nada, dicen los que gobiernan este país de indiferentes. Para muchos, María dejó de ser noticia porque hay que pasar la página. Ya no importa el infierno que deben sentir los implicados, algún día se resolverá el caso. Al final, nadie puede hacer nada para devolverle la fe. Es momento de promesas, de discursos, de demagogia pura, porque los candidatos venderán el alma al diablo con tal de ganar adeptos e ilusos, a quienes desilusionarán después, cuando se sienten en el trono y se olviden de lo que ofrecieron. Pero ella seguirá ahí, contemplando su destino, tratando de armar el rompecabezas para comenzar de nuevo, porque voluntad no le faltará, igual que a los hermanos manabitas y esmeraldeños que lo perdieron todo y siguen como hace seis meses. Se acabó la euforia, ya vendrá quién les vuelva a pintar un futuro bonito. María no sabe que jamás volverá a caminar, pero nunca se doblegará porque como dijo Frida Kahlo “pies, para qué los quiero, si tengo alas para volar”.