Exclusivo
Opinión

Desde la redacción: Ya no hay bolsillo que aguante

Mientras el país vive una de las peores crisis económicas de los últimos años, en la Asamblea Nacional se debate de todo, menos cómo salir de ella.

Imagen juanman

Francamente no me cabe en la cabeza cómo se puede profesar lealtad a quien miente, delinque y amenaza. Mientras el país vive una de las peores crisis económicas de los últimos años, en la Asamblea Nacional se debate de todo, menos cómo salir de ella. La agenda del bloque oficialista está orientada a buscar cómo defender a un vicepresidente sin funciones y en dudosas vacaciones, ya que todavía no está claro cómo las solicitó. Otra papa caliente es la violación de cientos de niños en escuelas públicas, ya que el actual legislador y exministro de Educación, Augusto Espinosa, está en la mira de sus colegas al reconocer que sabía de estos casos, pero que no los dio a conocer para no revictimizar a los afectados. Pero si los conocía, ¿por qué siguieron ocurriendo? ¿Qué pasó con las denuncias que supuestamente se hicieron en el Ministerio Público? ¿Cuántos responsables están presos? ¿Cuántos centros educativos fueron intervenidos? Pero en lugar de referirse al tema y pedir perdón a los padres de los chicos violentados por la ausencia de justicia, el funcionario funge de perseguido político, mientras hace actos de contrición al haber votado por Lenín Moreno y hasta menciona al hombre del maletín que rondaría los pasillos de la Asamblea para tentar a las conciencias. El tema llegó al punto de que al parecer se va a prohibir el ingreso de todo tipo de bolsos al pleno, ‘por si las moscas’. En definitiva, una guerra en la que no se sabe quiénes son los buenos. ¿Para eso les pagamos el sueldo? Mejor apúrense aprobando la proforma presupuestaria 2018, que ya no hay bolsillo que aguante.