SUSCRIBIRME POR $1/ 1 MES

Exclusivo
Opinión

Sospechoso suicidio de un infanticida

El siniestro crimen cometido recientemente en Loja en la persona de la niña Emilia Benavides, de 9 años, cuyos restos fueron hallados 4 días después de su desaparición, ha tenido como consecuencia un nuevo y sospechoso suceso como es el suicidio del mayor acusado por este horrendo hecho de sangre, en una cárcel de Cuenca a la que había sido conducido para evitar que los indignados reclusos de la prisión lojana, donde fue llevado con dos implicados más, hicieran justicia con sus propias manos a través de un linchamiento.

Al conocer de esta noticia, el presidente Moreno manifestó sus sospechas y exigió de las autoridades que hagan una exhaustiva investigación ya que, según sus palabras, “pudiera ser que le dieran suicidando al sospechoso”, ya que se estima que el motivo de tan conmovedor crimen habría sido el producto de la acción de mafias dedicadas al sucio negocio de la pornografía infantil.

Por lo que se habría tratado de silenciar al principal implicado para que en las investigaciones no revele a los capos de estas organizaciones delictivas. Y los sospechosos podrían ser los otros dos detenidos que acompañaban en la prisión a Fabián Mero, aunque afirmen muy tranquilamente “que se encontraban dormidos al momento del suicidio”.