Mezcla de arepas, vodka y kabab
Suscríbete

Exclusivo
Opinión

Mezcla de arepas, vodka y kabab

El Gobierno Bolivariano de Venezuela cada vez ha ido asumiendo el control de más y más poderes. De este modo las reglas de la democracia, alternabilidad, institucionalidad, respeto a los derechos humanos y la prensa libre, etc., son violentadas y atropelladas todos los días. El tratamiento de su crisis no encuentra, por ahora, posibilidades de solución. Su régimen político no da señales de compadecerse del éxodo masivo de venezolanos hacia otros países buscando: empleo, pan y unos ingresos mínimos para sobrevivir.

La más alta inflación del mundo no se detiene, aunque se devalúa la moneda. La carestía es galopante. No hay medicinas, alimentos ni lo elemental para la atención a los enfermos en los hospitales públicos. Miles de profesionales abandonan el país cada día. Esto debiera preocuparle a un gobierno sensible a las necesidades y demandas sociales. Pero el actual ni se inmuta.

Hoy la prensa trae las noticias de maniobras militares del ejército venezolano con tropas rusas e iraníes. Ese gobierno decidió una mezcolanza de arepas, vodka y kabab que no proporciona empleos, alimentos y medicinas. Por eso los países libres se preguntan si esta combinación curiosa producirá mayor crisis en esa sociedad y su democracia.