Exclusivo
Opinión

Editorial: Indignante corrupción

Hay verdadera indignación nacional al conocerse, no por versión oficial, sino gracias a los medios de comunicación y por teléfonos celulares, de los millones de dólares que ciertos ‘sabidos’ se han estado embolsicando, durante estos tan difíciles meses de 2020, al vender en forma delincuencial las medicinas de los centros hospitalarios del Seguro Social y del propio Ministerio de Salud de Quito, Guayaquil y otras ciudades del país.

Dichos centros de salud no podían atender debidamente a sus pacientes porque se habrían estado robando los productos en contubernio con determinadas autoridades de salud, a quienes se exige su destitución y enjuiciamiento.

Este escándalo se ha hecho más notorio al denunciarse a Daniel Salcedo, quien pretendía escaparse, pero fue impedido por el accidente de la avioneta que lo conducía a Perú.

Se sospecha que Abraham Muñoz, entrenador deportivo y amigo íntimo de Salcedo, era el encargado de vender los medicina de los hospitales del Seguro Social, pese a que en los variados productos habría una inscripción que decía claramente “prohibida su venta”, lo cual le importaba poco a los cómplices del delito.

TE RECOMENDAMOS