Editorial: La ley de la discordia

Exclusivo
Opinión

Editorial: La ley de la discordia

Este lunes 29 de noviembre fue enviada al Registro Oficial la Ley de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal para su aprobación, esto después de que la Asamblea Nacional no diera su visto bueno. Al no dar luz verde la Asamblea, el presidente Guillermo Lasso tuvo que accionar el plan B para poder lograr que esta ley fuera aprobada y pueda entrar en vigencia.

Con la nueva ley se esperan recaudar $ 1.900 millones en dos años, los mismos que serían destinados a los más vulnerables y las reformas solo afectarían - según lo informado-a un 4 por ciento de la población.

Por años de años han pasado leyes y más leyes y nada ha cambiado para los más desprotegidos. El pobre ya no aguanta más, los precios suben, el salario se estanca, el desempleo crece, y con ello la delincuencia y la violencia. Ya no se aguanta ver más y más personas en la calle pidiendo dinero para comer y ver con lo poco que se gana cómo no alcanza ni para la tercera parte de la canasta básica. Mientras los sueldos en el sector público sean absurdamente altos y el básico tan bajo, ninguna ley conseguirá sacarnos de la pobreza.

Solo el tiempo dirá si esta ley, clave para mejorar los ingresos fiscales y mantener el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, y que ha generado temor en la clase media, contribuye a la reactivación económica del país que tanto lo necesita.