Exclusivo
Opinión

Éxito creciente de la Teletón de Guayaquil

Iniciada y mantenida como parte de la administración del Cabildo guayaquileño, la Teletón lleva ya varios años de vigencia dejando en las vísperas navideñas una buena suma de dinero, gracias a la generosidad guayaquileña y al desinteresado concurso de prestantes figuras de otros lugares.

Cada año se supera lo recaudado en el período anterior y en este año, el récord pasó del millón 700 mil dólares.

La iniciativa del alcalde Jaime Nebot y el concurso de personas cercanas al Municipio y de conocidos artistas, incluso extranjeros, demuestra que sí se puede contar con la solidaridad no solo de quienes poseen fortunas o de respetables empresas que no miran solo las ganancias en sus negocios, sino que las comparten para dar a los niños de escasos recursos económicos un motivo para sonreír o emplear ese dinero en obras de profundo contenido social y de servicio a la infancia, especialmente a los niños que, por una serie compleja de causas, no alcanzan a una Navidad feliz.

Fueron los niños, especialmente los niños pobres, los preferidos de Jesucristo, quien, además, lanzó graves anatemas contra aquellos que los escandalizaron.

El Municipio guayaquileño, en este caso, sigue las enseñanzas de Jesús respecto del amor y el cuidado de la infancia.